Inmigración, asunto central en el papel de los latinos en ayudar a Obama a reelegirse y a los demócratas a mantener el control del Senado

Los votantes latinos jugaron un papel central en la reelección del presidente Barack Obama y en mantener, como lo hicieron en 2010, la mayoría demócrata en el Senado. Y el tema migratorio fue claramente el asunto que generó niveles sin precedentes de participación entre los votantes latinos e históricos niveles de apoyo a los candidatos demócratas.

Según Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, “la decisión de Mitt Romney de inclinarse a la derecha en el tema migratorio destruyó sus posibilidades de ganar la Casa Blanca. Entre tanto, el presidente Obama encaró el asunto protegiendo a los Soñadores, decisión que movilizó a los votantes latinos sin apartar a los votantes oscilantes. El resultado fue que Obama derrotó a Romney entre los votantes latinos por un margen de 52%. La implicación es que en el nuevo Congreso la inmigración será prioritaria para ambos partidos. El analista David Gergen comentó en CNN que cuando de inmigración se trata, «los demócratas lo desean y los republicanos lo necesitan».

La participación electoral de los hispanos no tuvo precedentes. La Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), que tiene un excelente récord en proyectar la participación electoral de hispanos, predijo conservadoramente que 12.2 millones de electores hispanos sufragarían hoy, un alza de 26% con respecto a 2008.

Aunque las cifras exactas sobre el nivel de participación de los latinos no se conocerán por semanas o meses, lo que sí es claro, a través del sondeo de víspera electoral conducido por Latino Decisions/ImpreMedia a nivel nacional y en 11 estados claves, los votantes latinos no sólo jugaron un papel central en retornar al presidente Obama a la Casa Blanca sino que su voto fue vital en que el Senado permaneciera en manos demócratas. El tema migratorio y las marcadas diferencias entre ambos partidos en su manejo del mismo, fueron motor en las decisiones de los votantes latinos en 2012.

Otros hallazgos del sondeo:

El presidente Obama aplastó a Romney a nivel nacional y en estados decisivos: el apoyo latino nacional a Obama en 2012 fue histórico: 75% sobre 23% para Romney. En varios estados claves, el apoyo hispano a Obama fue abrumador. Por ejemplo, en Colorado, Obama ganó el voto latino por un margen de 87% sobre 10%; en Nuevo México: 77% sobre 21%; en Nevada 80% sobre 17%; en Ohio 82% sobre 17%; y en Virginia, 66% sobre 31%. Incluso en la Florida, los votantes latinos favorecieron a Obama sobre Romney por un margen de 58% sobre 40%.


La inmigración es un asunto personal y definitorio para los votantes hispanos: 60% de los votantes latinos a nivel nacional dijeron conocer a un indocumentado. El tema logró una sólida segunda posición como uno de los asuntos más importantes para los votantes latinos e incluso fue el asunto más importante en estados que han sido epicentro de políticas migratorias draconianas como Arizona y Carolina del Norte. Los votantes latinos naturalizados, el grupo con una experiencia más directa y personal con el tema migratorio, prefirió a Obama sobre Romney 80% sobre 18%.


El Partido Republicano – no sólo Romney – tiene un gran problema con los votantes latinos: el apoyo de los votantes latinos a los candidatos demócratas al Congreso sobre candidatos republicanos al Congreso, (77%-23%), superó el margen de victoria del presidente Obama entre los votantes hispanos sobre Romney (75%-23%). Como en el 2010, el apoyo por los candidatos demócratas al Senado ayudó a mantener la Cámara Alta en manos demócratas. En Arizona, los demócratas apoyaron a Richard Carmona sobre Jeff Flake 83%-17%. En Florida, Bill Nelson fue reelecto en gran parte gracias al apoyo de 59%-40% entre los votantes latinos en Florida. 


El anuncio del presidente Obama de conceder la Acción Diferida soñadores impulsó el entusiasmo entre los votantes latinos: 58% de los votantes latinos a nivel nacional dijeron sentirse “más entusiasmados» con el presidente Obama ” tras anunciar en junio la Acción Diferida, mientras que 32% de los votantes latinos a nivel nacional dijeron que el anuncio no tuvo ningún efecto en su nivel de entusiasmo por el presidente. Sólo 6% de los electores hispanos dijeron que el anuncio los hizo menos entusiastas hacia Obama.


Las posturas antiinmigrantes de Romney lo lastimaron con los votantes latinos: su apoyo al E-Verify obligatorio, al concepto de autodeportación, y su promesa de poner fin al programa de Acción Diferida para los Soñadores hicieron que 57% de los votantes latinos a nivel nacional se sintieran “menos entusiasmados» con Romney. Sólo 7% de los votantes hispanos dijeron que esas posturas provocaron un mayor entusiasmo hacia Romney; y 27% dijeron que no tuvo ningún efecto en su nivel de apoyo.


El Partido Republicano podría alcanzar su meta de lograr el 40% de apoyo entre los votantes latinos si cambiaran sus posturas en inmigración: la encuesta encontró que casi uno de cada tres votantes latinos dijeron que habría mayor probabilidad de apoyar a los republicanos si el partido “asume un papel de liderazgo y apoyaran una reforma migratoria con una ruta a la ciudadanía para inmigrantes indocumentados». Uno de cinco latinos que votaron por el presidente Obama en el 2012 (19.8%) dijeron que considerarían votar por los republicanos si los candidatos vinieran a la mesa de negociaciones en el rubro migratorio.

FUENTE: AMERICAS VOICE.