•Mantenga abiertas las cortinas y persianas durante el día; la luz natural siempre es mejor.

•Cuando se fundan los focos o bombillas de su hogar, cámbielos por lámparas de bajo consumo.

•Instale, si le es posible, “interruptores de presencia”;estos aparatos enciende no apagan las luces automáticamente al detectar la presencia de personas.

•No deje nunca luces encendidas en habitaciones o zonas desocupadas.

•Utilice reguladores de intensidad luminosa electrónicos en lugar de los llamados “reostatos”, así ahorrará energía.

•Pinte las paredes de su hogar con colores claros; así ayudará a aprovechar mejor la luz, tanto la natural como la artificial.

•Cuando no le sea posible instalar lámparas compactas fluorescentes en lugares como que requieran poca iluminación(habitaciones, pasillos, escaleras), lo mejor es utilizar incandescentes de 25 ó 40 Watts.

•Si tiene lámparas múltiples reemplace uno de cada tres focos por uno de 25 ó 40 Watts.

•Limpie periódicamente focos y lámparas, pues el polvo bloquea la luz que emiten.