Los Ángeles- El ingreso de las familias más ricas en California fue 9,5 veces mayor que el de las familias más pobres, colocándolo como el tercero peor del país, de acuerdo con un informe dado a conocer.

El estudio del Centro de Prioridades en Presupuesto y Políticas (CBPP, en inglés) y el Instituto de Política Económica señala que sólo Nuevo México y Arizona superan a California en este índice.

«Los salarios en el fondo y en la parte media de la escala salarial han estado estancados o han tenido sólo crecimientos muy modestos durante la mayoría de las últimas tres décadas», afirma el reporte elaborado por Elizabeth McNichol, Douglas Hall, David Cooper y Vincent Palacios.

De acuerdo con el informe «Separando: un análisis estado por estado de tendencias del ingreso», California ocupa además el segundo lugar por la diferencia entre los ingresos más altos y los de la clase media y también es el segundo estado con un mayor aumento de esta brecha económica desde finales de 1970.

Sólo Nuevo México presentó una brecha mayor entre los ingresos familiares más altos y los de la clase media en este apartado.

Al calcular el incremento en los ingresos entre el período 1977-1979 y el de 2005-2007, el análisis encontró que en las familias de California con el 20 % por ciento más bajo de ingresos la entrada de capital aumentó en 623 dólares (3,1 %), mientras que el de las familias con el 20 % más alto ésta se elevó en 81.674 dólares (74,6 %).

El análisis utilizó datos del Suplemento Anual Social y Económico del Censo que cada año actualiza la información de ingresos familiares con cifras de unos 75.000 hogares, enriqueciéndolo con información ampliada sobre impuestos y beneficios sociales, como la asistencia para alimentos y vivienda.

El informe coincide con un nuevo estimado que calcula que cerca de nueve millones de californianos, el 23,5 % del total de la población y el mayor del país, viven en la pobreza según la nueva norma federal Medida Suplementaria de la Pobreza (SPM, en inglés), que incluye nuevos factores de ingresos y egresos y un ajuste de acuerdo con el costo de vida estatal.