Nueva York — Un mexicano extraditado a Estados Unidos comparecerá ante la justicia acusado de tráfico sexual, tráfico de personas indocumentadas y blanqueo de dinero, según informó la fiscalía federal del distrito Este de Nueva York.

El acusado, Antonio Lira-Robles, de 37 años, se enfrenta a una condena de un mínimo de 15 años de prisión y un máximo de cadena perpetua, y su caso estará instruido por la magistrada Cheryl Pollak, del juzgado de Brooklyn,

Según la acusación, Lira-Robles, que pertenecía al clan familiar Granados, obligó a numerosas víctimas a trabajar en la prostitución por medio de la fuerza, el fraude y la coacción.

Además, se encargó específicamente del tráfico de dos de estas víctimas que trasladó de México a los Estados Unidos en 2006 y 2008.

“La extradición de otro miembro de este extenso clan mexicano de tráfico sexual demuestra nuestra determinación de perseguir sin descanso a los que se aprovechan de las mujeres vulnerables y las esclavizan sexualmente por su propio beneficio”, dijo la fiscal federal Loretta Lynch.

Ocho víctimas del tráfico sexual cometido por el clan Granados fueron identificadas en la acusación.

Por su parte, el agente especial de Inmigración y Aduanas de EE.UU. James Hayes destacó que las autoridades estadounidenses y mexicanas tienen como objetivo común “juzgar a los traficantes de mujeres para que respondan por sus crímenes en los Estados Unidos”.