Jugando por nota y haciendo vibrar de emoción a sus simpatizantes, los Xoloizcuintles de Tijuana se coronaron campeones del Torneo de Apertura de la Liga Mexicana de Fútbol sóccer 2012.

Un equipo bien conjuntado, con asociación y con una clara idea de lo que es lograr el balance ideal en el fútbol sóccer: cumplir al cien por ciento las funciones de defender y atacar, fue una propuesta que cumplió casi en forma perfecta el grupo de Agua Caliente.

Ahora el desafío del turco Antonio Mohamed, quien merece todo el crédito por el éxito del novel pero consistente equipo tijuanense, será luchar con la misma capacidad en el próximo torneo de clausura. Y es que lograr dos coronas consecutivas para este conjunto, les sabrían simplemente a algo parecido ha haber conquistado la gloria deportiva.