La fiscal general de California, Kamala D. Harris, anunció hoy que a partir de enero entrará en vigor un paquete de medidas legislativas que amplía las protecciones clave a los préstamos de vivienda y restringe los procesos de embargo.

«Esta leyes proporcionan a los dueños de vivienda nuevos derechos que pueden utilizar durante los procesos de embargo y les darán a los californianos una oportunidad justa de permanecer en sus hogares», aseguró hoy la fiscal al anunciar las medidas.

Como resultado de la Declaración de Derechos de los Propietarios de Vivienda, se establecen restricciones al proceso de embargo mientras exista una negociación entre el prestamista y el dueño de la vivienda para buscar una modificación del préstamo y salvar la propiedad, resaltó la fiscal.

Igualmente, se les garantiza a los dueños de vivienda con dificultades para cumplir con sus cuotas hipotecarias, que el prestamista les proporcionará una persona específica de contacto con conocimiento de su préstamo y acceso directo a quienes deciden sobre las condiciones del mismo.

«Durante demasiado tiempo, a los dueños de vivienda de California con problemas se les ha negado justicia y transparencia al tratar con las instituciones de sus préstamos», aseguró Harris.

La nueva legislación también amplía de uno a tres años el tiempo durante el cual la Fiscalía General podrá iniciar investigaciones y acusaciones contra los responsables de fraude hipotecario.

Entre otras medidas, las nuevas leyes establecen que los compradores de viviendas reposeídas deberán dar a los residentes al menos 90 días de plazo antes de iniciar los procesos de desahucio.

Asimismo, si el residente tiene un contrato de arrendamiento de un año o menos de duración, el nuevo propietario deberá respetarlo, destacó hoy la fiscal Harris.