SAN DIEGO.- El Departamento de Finanzas revirtió una norma que impedía al gobierno de la ciudad el uso de fondos sobrantes para pagar proyectos de construcción en beneficio de personas sin vivienda (homeless) y familias de bajos ingresos.

Así lo anunció la Oficina del Abogado de la Ciudad, quien indicó que esta decisión significa que el fondo general de la ciudad cubre los costos básicos del gobierno, tales como bibliotecas y seguridad pública.

La excepción a las antiguas reglas que datan de administraciones municipales anteriores, permitirá –según se dijo- que el gobierno local no tenga que asumir un costo adicional de proyectos de conexiones de viviendas.

Conviene recordar que en su discurso de toma de posesión, el nuevo alcalde Bob Filner, externó su preocupación de hasta qué grado ha aumentado la presencia de los llamados ‘homeless’ en varias de las principales calles de la ciudad de San Diego.

La popular Avenida Broadway y Sixth Avenue ha sido, desafortunadamente, “refugio permanente para las personas sin hogar”.

Como se sabe, el gobierno del estado cerró el año pasado las agencias o juntas de desarrollo (redevelopment agencies), argumentando el creciente déficit fiscal.

Funcionarios de finanzas estatales no sólo rechazaron entonces los proyectos de vivienda asequible y de financiamiento para vivienda, sino también el pago de bonos de construcción de Petco Park y el proyecto de expansión del Centro de Convenciones de San Diego, así como un posible plan para construir un estadio para el equipo San Diego Chargers.

Esto motivó una reciente reacción del nuevo alcalde, Filner, anticipando que aún cuando el gobierno anterior (encabezado por Jerry Sanders) anunció que le dejaría finanzas sanas, ésto sólo consideraba el gasto de operación de mantenimiento de corto y mediano plazo, pero no los proyectos enumerados.

De acuerdo con el nuevo alcalde, el monto del déficit real estimado para entrar en operación a partir del próximo ejercicio fiscal (que comienza el 1 de julio del 2013 y concluye en el mismo periodo en 2014), se estima en un rango que variaría entre los 37 y 40 millones de dólares.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com