CITY HEIGHTS.- Desde que contaba con 2 años de edad, Ana Mendoza, una inmigrante indocumentada, ha vivido con el miedo por el gobierno federal

Pero a sus 24 años, aplicó para el programa Acción Diferida del Presidente Barack Obama a la semana de que el gobierno comenzara a aceptar solicitudes, en el mes de agosto.

El programa excluye de la deportación a muchos jóvenes indocumentados que llegaron a los Estados Unidos de niños, ayudándolos a conseguir trabajo.

La semana pasada, Mendoza obtuvo el sobre que estaba esperando, dentro se encontraba una identificación federal brillante.

“Fue algo muy conmovedor, aún no lo he procesado” añadió.

Mendoza comenzó a pensar acerca de las puertas que pudieran abrirse gracias a esta identificación “Puedo entregársela a una compañía y menciona que se me permite trabajar legalmente aquí, en los Estados Unidos”.

Casi inmediatamente, la graduada de Cal State Los Ángeles, inició enviando su resume a firmas de relaciones públicas.

“Tuve la sensación de que debía apurarme y encontrar un trabajo, y mostrar que quiero quedarme aquí y laborar, y ser una buena ciudadana”.

En dos semanas, obtuvo 4 entrevistas, y para el fin de la semana había conseguido 2 llamadas de regreso de 3 de las citas a las que había asistido. Sigue cruzando sus dedos para que éstas se conviertan en ofertas de trabajo.

Por Adrian Florido

K P B S San Diego