Un abogado hispano fue condenado a siete años en prisión por haber sido hallado culpable de asociación para delinquir y lavado de dinero en beneficio de dos pandillas delictivas, informó la Fiscalía.

Isaac Guillén, de 52 años y quien fue miembro de una pandilla siendo adolescente, “dejó atrás esa vida” para estudiar derecho en la escuela de leyes de la Universidad de California Los Ángeles y convertirse en un exitoso abogado defensor criminalista, señaló la Fiscalía del Distrito Central de California.

Sin embargo, Guillén admitió haberse asociado a la Columbia Lil’Cycos (Organización CLCS), una célula de la pandilla Calle 18 que controla la venta y distribución de narcóticos en algunas áreas de Los Ángeles, mientras realizaba funciones legales para un miembro de esa organización.

Igualmente aceptó haber utilizado la protección del privilegio de la relación entre abogado y cliente para trasmitir comunicaciones entre la CLCS y el miembro de La Mafia Mexicana Francisco “Puppet” Martinez, quien cumple múltiples sentencias de cadena perpetua en una prisión de alta seguridad.

Con la ayuda de Guillén, Martínez pudo continuar manejando la CLCS desde la cárcel de Florence, en Colorado, considerada como una de las prisiones más seguras del país.

Adicionalmente, según explicó la Fiscalía, el abogado, quien fue retirado de la Asociación de Abogados California a finales de 2010, lavó más de 1,3 millones de dólares provenientes de ventas de narcóticos y extorsiones realizadas por la CLCS.

Para el lavado del dinero, Guillén creó tres negocios y proporcionó fondos para el establecimiento de un laboratorio de metanfetaminas, entre otras actividades.

En 2009, las autoridades federales acusaron a 43 miembros y asociados de la CLCS por actos de violencia, distribución de narcóticos, lavado dinero y varios crímenes violentos como parte de un caso de asociación para delinquir.

Según señaló la Fiscalía, 37 de los acusados en 2009 han sido condenados y seis permanecen fugitivos. La investigación fue desarrollada conjuntamente entre el FBI y el Departamento de Policía de Los Ángeles.

EFE

Ellatinoonline.com