Desde que Adamari López publicó su libro “Viviendo”, esta biografía se ha convertido en el tema oficial de reuniones de almuerzos, oficinas, cafecitos y por supuesto, peluquerías. La famosa actriz y presentadora decidió revelar su verdad y confesó lo que todo el mundo sospechaba desde su sorpresiva separación y posteriormente divorcio; su ex esposo Luis Fonsi le fue infiel, y peor aún ¡sucedió en más de una ocasión! Adamari admitió que la primera infidelidad pasó durante el noviazgo.

Recientemente durante una entrevista televisiva, la periodista Carmen Dominicci le preguntó en exclusiva a la actriz por qué siguió con él tras descubrir la primera traición, a lo que Adamari respondió: “Estaba enamorada… y pensé que eso no iba a volver a pasar, que todo cambiaría y que eso era una prueba que se podía superar”. Tan pronto la escuché pensé en todas las mujeres -que al igual que ella- ven señales de peligro en su relación, pero se hacen las ciegas. Y pobrecitas de ellas, pues tienen que derramar muchas lágrimas antes de aceptar que quien es infiel una vez, volverá a serlo.

Y no estoy insinuando que soy la excepción a la regla, pues yo también llegué a hacerme la ciega y hasta la sorda. Y es que ninguna mujer puede negar que en cierto momento permitió algún tipo de comportamiento inaceptable en una relación. Es más, muchas se rebajaron de tal forma que hasta vergüenza les da contar hoy día lo taradas que fueron.

¿Qué motivó a una mujer inteligente, hermosa y exitosa, como Adamari a aceptar una pareja infiel en cierto momento? Lo mismo que motivaría a cualquier otra mujer: ¡falta de amor propio! Cuando no te valoras, la vida te envía pruebas difíciles para que aprendas a respetarte y darte cuenta de cuánto vales. Hoy día, gracias a lo vivido, esta actriz es otra mujer; me impresiona la fortaleza, la paz y la seguridad en sí misma que ahora proyecta.

Durante la entrevista, Adamari aconsejó que no hay que permitir una infidelidad ni una sola vez. Así mismo, tomó responsabilidad por lo sucedido y afirmó que Fonsi fue un buen hombre, pero se le acabó el amor y no supo cómo manejarlo. “Yo permití mucho y fue culpa mía… Te tienes que valorar y respetar como mujer; eso no lo puede hacer el hombre por ti, eso lo tiene que hacer uno”, finalizó con mucha elegancia y sabiduría.

Para motivación visita www.mariamarin.com y síguela en Twitter @maria_marin