Los niños son proclives a presentar la gripe ocasional y otras enfermedades virales, sobre todo cuando las temperaturas frías obligan a toda la clase a permanecer encerrada todo el día. La decisión de que el niño permanezca en casa y falte a la escuela o guardería infantil puede ser difícil, aparte de depender también de las políticas propias de la escuela o guardería.

“El sistema inmunológico de los niños pequeños no ha aprendido a reconocer ni prestar resistencia a los virus más comunes”, explica el Dr. Robert Key, médico familiar del Sistema de Salud de Mayo Clinic en Prairie du Chien, Wisconsin. “Esa es la razón por la que hasta que cumplen 8 años, más o menos, parece que los niños traen a casa todo aquello que anda paseándose por la escuela. Los niños normalmente pueden tener entre 6 y 10 gripes al año”.

“De manera general, un niño debe quedarse en casa cuando no se siente bastante bien para participar en las actividades normales de todos los días ni se encuentra suficientemente alerta para aprender o jugar”, dice el Dr. Key.

Según Mayo Clinic, las cuatro enfermedades infecciosas principales que mantienen en casa a los niños, faltando a la escuela o a la guardería infantil son las gripes, la gastroenteritis viral o “gripe estomacal”, la conjuntivitis y la inflamación de la garganta por estreptococo.

Si la enfermedad de su hijo parece ser más que una gripe común, seguramente desee comunicarse con el proveedor normal de atención médica para determinar si los síntomas apuntan hacia algo más grave.

La única cosa, y la más importante, que su hijo puede hacer para prevenir las enfermedades es lavarse las manos bien y frecuentemente. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que las personas se laven las manos con agua y jabón durante 15 segundos, tiempo equivalente a cantar “feliz cumpleaños” dos veces.

El médico plantea que el niño debe quedarse en casa cuando presenta:

-Vómito en 2 o más ocasiones durante un período de 24 horas, o no puede tolerar la comida y/o la bebida normal.

-Temperatura oral de 101 grados Fahrenheit (38,3

grados Celsius) o más.

-Tos fuerte o dificultad para respirar.

-Ataques repetidos de diarrea fuerte durante un día por lo menos.

-Dolor abdominal constante (más de 2 horas).

-Úlceras bucales .

-Ronchas en la piel o conjuntivitis (ojos irritados) sin causa

conocida.

-Piojos en la cabeza o escabiosis (sarna).

-Otras afecciones contagiosas, como una infección de la garganta por estreptococo, varicela, impétigo, etc.

Para más información en español, visite www.mayoclinic.org/espanol

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com