SAN DIEGO.- Tiger Woods vino a San Diego determinado a llevarse el Farmer Insurance Open 2013, y lo logró.

Pero atrás de su convicción estaba un pasado reciente que no le favorecía: Todo comenzó con un accidente automovilístico que le ocurrió a finales de noviembre del 2009 en la comunidad de Windemere, luego de que su camioneta se incendió, estrellándose contra un árbol.

Los reportes periodísticos revelaron entonces que Tiger estuvo inconsciente por unos seis minutos, y fue paradójicamente su esposa Elin Nordegren Woods, quien empleando un palo de golf –¡tenía que ser!- quebró una ventana del vehículo y pudo sacar a su esposo.

Sin embargo el hecho desencadenó una serie de rumores adjudicándole una relación extramarital con la promotora neoyorquina Rachel Uchitel. Luego Woods aceptaría el hecho y ofrecería disculpas a su familia y amigos. Hasta aquí el hecho.

Pero en el abierto de San Diego, efectuado en los terrenos de Torrey Pines Municipal Golf Course, Tiger no dejó dudas de que se encuentra en franca recuperación.

Desde que arrancó el Farmer Insurance Open del 24 al lunes 28 de enero, el golfista se apoderó de la primera posición lugar que nunca perdió.

Con un perfecto (-14 bajo par) superó al campeón defensor del año pasado, Snedeker Brandt (-10 bajo par), Josh Teater (-10), Jimmy Walker (-9), Nick Watney (-9) y Robert Garrigus (-8), entre muchos otros.

Con un ¡arriba Tiger!, los sandieguinos coreaban cada vez que el jugador –que al menos hasta el 2008- estaba considerado como el mejor del mundo, ponía la pelota dentro del hoyo.

Un lunes de espléndido sol –luego de la lluvia que el sábado 26 obligó a extender el abierto- fue testigo del despertar de Woods que busca demostrar que sigue siendo, no por causalidad sino por méritos propios, uno de los referentes mundiales en este deporte.

¡Mucho ojo que Tiger Woods parece que ha vuelto por sus fueros y se ha sacudido de la pesada loza del pasado reciente!

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com