SAN DIEGO.- Como jefe del gobierno de una ciudad con las puertas de entrada y salida de mayor ocupación del país, el alcalde Bob Filner propuso que se abra un debate sobre la reforma de inmigración “que anime a los legisladores federales a invertir en comunidades fronterizas”.

“Nosotros queremos que nuestros legisladores que nos representan en Washington DC sepan que los alcaldes y los jefes de policía fronterizos necesitan ser parte de la discusión sobre seguridad fronteriza”, dijo.

El alcalde se pronunció a favor de “reorientar la inversión hacia el personal que administra nuestros puertos de entrada terrestre, así como el empleo de tecnología para poder mejorar los tiempos de espera”.

Filner sostuvo que los Puertos de Entrada de San Diego “son puertas bilaterales claves para el comercio con México, que ahora totaliza cerca de un trillón de dólares en intercambio comercial, siendo el vecino país elsegundo mayor mercado para Estados Unidos”.

Estas puertas de entrada (san Ysidro y Otay Mesa), como muchas otras a lo largo del sur de la frontera, se han convertido en un cuello de botella con tiempos de espera que ahora alcanzan hasta cinco horas, debido a la pobre infraestructura con la que cuentan estos puertos, preció.

Y advirtió que si las personas se oponen a cruzar por los elevados tiempos de espera, estimaciones del Departamento de Comercio de Estados Unidos ancipan que los tiempos de cruce continuarán aumentando, resultando en una demora que podrían representar perdidas por alrededor $12 billones para el 2017.

Napolitano recorre

la frontera

En el mismo sentido, la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Naplitano, visitó la tarde del lunes 4 de febrero la frontera San Diego-Tijuana, para examinar las operaciones de seguridad fronteriza que se advierten en ambos lados.

El gobierno federal está “comprometido a asegurarse de que la frontera suroeste sea completamente segura, mientras se agilizan los viajes (el turismo) y el comercio legal”, dijo.

La visita de Napolitano a las fronteras de San Diego y El Paso, Texas, consideradas como las mayores en cuanto a tránsito de personas y vehículos particulares, se da en el contexto del anuncio del presidente Obama de que apoyaría una reforma migratoria integral y la propuesta presentada ante el senado por una comisión legislativa bipartidista.

De nueva cuenta la funcionaria reconoció que la frontera entre ambos países “es permeable” y dijo que en su visita buscaba oír opiniones de primera mano sobre la forma más apropiada de lograr la seguridad de la misma.

Durante una reunión con funcionarios estatales y locales, incluido el alcalde Filner, la Fiscal de Estados Unidos, Laura Duffy y oficiales de la Guardia Costera y de Inmigración y Control de Aduanas y Protección Fronteriza dijo que continuará colaborando con las autoridades locales, estatales y tribales “para construir los avances históricos que aquí, en San Diego, hemos alcanzado”.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com