Si entra al modesto apartamento de Victor Noeder en City Heights puede que lo confunda con un hangar de aviones. Quiero decir un hangar para modelos de aviones.

Noeder es el ex presidente de Chollas Lake RC Flyers, un grupo de más de 100 aficionados que vuelan modelos de aviones controlados por radio a velocidades de hasta 150 mph en un antiguo vertedero ubicado cerca de Chollas Lake, en la comunidad vecina de Oak Park.

Entre los modelos prominentes desplegados en la sala vemos un modelo hecho a mano de un biplano SE 5A que representa el tipo de avión de combate que volaba durante la Primera Guerra Mundial, un SkyWalker y un Super Spitfire que nos recuerdan a los aviones de combate utilizados durante la Segunda Guerra Mundial.

Noeder usualmente construye los aeromodelos a partir de cero, aunque algunos provienen de kits prefabricados.

Noeder es un antiguo joyero que se interesó por el aeromodelismo hace unos seis años. “Siempre me han interesado los aparatos eléctricos y siempre me ha interesado volar”, dijo.

“Al principio, no sabía nada acerca de cómo volar modelos de aviones, pero ciertas personas me ayudaron hasta que pude aprender lo que había que hacer”, dijo Noeder.

Sin embargo, Noeder conocía de aparatos a control remoto ya que construyó botes controlados por radio cuando niño. “Cuando me jubilé, pensé que sería buena idea involucrarme con el aeromodelismo.”

El aficionado nos advierte que volar modelos de aviones no es solo pura diversión. Ya que muchos alcanzan velocidades de más de 100 mph, los aviones pueden ser mortales si un piloto pierde el control. “No son juguetes”, dijo.

Por David Ogul

De City Heights Life