Perder a una persona querida, cercana y especial nunca es fácil, el vacío que se queda, el dolor que se crea, la perdida que no se puede reponer… no hay palabras, ni motivos, tampoco hay comprensión, solamente tiempo.

Con suerte el tiempo y los recuerdos de una buena relación pueden diluir el sufrimiento y traer un poco de paz y confortar el alma rota de la persona que sufre una pérdida.

La receta

Compartiendo Alegría

Ingredientes:

• 1 caja de aceptación; reconocer la perdida y el dolor

• 3 cucharadas de gratitud; reconocer los momentos, los logros, los recuerdos

• 1 manojo de actitud positiva; iniciativa y motivación personal que fortalece

• 1 taza de tiempo; proceso natural de sanación

• 1 Sobre de amor a sí mismo y a todos los que están cerca también

• 1 racimo de sentido a la vida; ver abundancia y la razón de ser de cada momento

Recomendación del chef: No importa que tan profundo es tu dolor, solo tienes que vivir un día a la vez, agradece la oportunidad de haber tenido un gran amor, busca el sol y respira profundamente.

Modo de Preparación:

  1. La perdida y el dolor las lleva el alma en silencio. Solo el que ha perdido un gran amor sabe cuánta pena se siente; sin embargo la vida continua a pesar del vacío que se siente. Hay que valorar la vida y no morir cuando aún se tiene la oportunidad de vivir.

  2. El dolor es un sentimiento natural e involuntario, el sufrir es opcional. A pesar de que siempre se necesita más tiempo para vivir, para reír y para compartir, algún día todos tenemos que partir, esta es la ley, aceptar con dignidad el ciclo natural de la vida, da conciencia y valor para aprender a querer y disfrutar lo que se tiene y cuando uno si lo tiene.

  3. Siempre hay que elegir la vida ser positivo y ver lo bueno que se tiene. Entre la vida y la muerte, sin duda la primera es la mejor elección; esta viene acompañada con la obligación y el compromiso de buscar razones diarias para vivir aun cuando el corazón no las quiera reconocer.

Se requiere una verdadera

fortaleza para poder aceptar la verdad y sentir el dolor que

causa una gran pérdida, sobre todo cuando hay que seguir viviendo.

BECKY KRINSKY

RECETAS PARA LA VIDA

www.recetasparalavida.com