SAN DIEGO.- Dos polícias y una pareja de civiles asesinados, así como dos agentes y varias personas heridas, es el terrible saldo dejado hasta ahora por el transfuga de la justicia, Christopher Jordan Dorner.

Un reporte recibido a las 12:20 p.m. del martes 12 de febrero ante la oficina del Condado del Sheriff de San Bernardino, en el sentido de que una persona cuya descripción compaginaba con la del exagente de policía y exmilitar había robado un vehículo de una casa en el 1200 de Club View Drive en Big Bear.

La unidad sería encontrado poco después sobre la carretera estatal 38, y aunque guardias forestales lo habrían ubicado, el hombre no atendió a la orden de pararse y abrió fuego contra ellos, sin que resultaran lesionados.

De acuerdo con la portavoz de la oficina del Sheriff, Cindy Bachean, se confirmaría que luego de un tiroteo en el lugar un agente resultó muerto y otro fue enviado para su atención de emergencia al hospital de Loma Linda University Medical Center, del condado de San Bernardino.

Conforme a Bachean, el sospechoso escapó a pie y formó una barricada –al parecer con dos rehenes- dentro de una casa de campaña, en medio de una fuerte nevada.

Algunos reportes recogidos en el sitio indican que cientos de proyectiles fueron disparados durante el intercambio de fuego con el sospechoso.

Cuando el sujeto se encontraría ‘copado’ por decenas de agentes policiacos, se originó un incendio de la cabaña donde se encontraría que se cree fue provocado por el mismo, lo que impidió que los oficiales se internaran y confirmaran si el hombre escapó de nueva cuenta o se hubiera quitado la vida, pues poco antes del incendio, se escuchó una detonación.

Más tarde, en conferencia de prensa, el alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, hablando en español ofreció el pésame a la familia del agente caído en cumplimiento de su deber, y pidió pronta resignación a su familia.

¿Cómo inició?

Mientras oficiales policiacos continuaban la búsqueda del exagente y exmilitar Christopher Jornan Dorner, acusado del crimen de un oficial de policía y una pareja y haber herido a otros dos, la Asociación de Hoteles de Big Bear buscaban que estos hechos no afectara la imagen turistica de esa comunidad.

Como es del dominio público, Dorner es señalado por el crimen del agente de la Policía de Riverside, Michael Crain (de 34 años), y la pareja formada por Monica Quan y su novio Keith Lawrence. Ambos fueron encontrados acribillados en un estacionamiento la noche del domingo 3 de febrero.

De acuerdo con reportes policiacos Dorner fue despedido por el Departamento de Policía de Los Angeles en el 2008, por emitir falsas declaraciones. Un dato significativo es que Monica Quan era hija de un excapitán de policía que lo había representado durante este juicio, pero que no fue capaz de liberarlo de que lo despidieran de la corporación.

Además de esta pareja, agentes fueron agredidos en sitios diferentes del condado de Riverside, al este de Los Angeles. En el primer caso, ocurrido en la ciudad de Corona, dos agentes de Los Angeles fueron alcanzados por balas atribuidas al sospechoso; en este este caso uno de ellos fue rozado por un proyectil.

Pero más grave resultaría el ataque a dos agentes quienes realizaban un patrullaje de rutina en Riverside, los cuales serían emboscados cuando esperaban en su vehículo el cambio de luz roja, En el incidente, murió Crain y su compañero fue intervenido de emergencia.

Además de los mencionados, se reportó que las Latinas Emma Hernández y Margie Carranza resultaron con heridas de bala atribuidas de Dorner, aunque éstazs no fueron de gravedad.

Cabe destacar que desde que se dio el aviso de la presencia de Jornan Dorner, agentes de Aduanas y Protección Fronteriza apoyados por elementos de la Guardia Nacional han estado realizando una minuciosa revisión en la frontera sur frente a la puerta de entrada a México, pues se cree que el sospechoso se encuentre en el vecino país.

Luego de que autoridades dieran a conocer que se encontró el vehículo propiedad de Dorner en un paraje de las montañas de Big Bear, en la página de internet aparece un ‘Manifesto’ atribuido al exagente en el que afirma que “nada ha cambiado” en las filas del Departamento de Los Angeles desde la agresión sufrida por el afroamericano Rodney G King, a manos de un grupo de agentes de raza blanca y ocurrida en 1992.

Mientras un juez californiano anuncieo “cargos” contra el sospechoso cuyo paradero se ignora, se dio a conocer una recompensa por 1 millón de dólares para quien ofrezca datos sobre su paradero.

Servicios El Latino

Ellatinonline.com