CHULA VISTA.- Aunque posee un título que lo acredita como licenciado en Administración Pública de la UNAM, Ricardo Lima, enfrenta a una orden de deportación ante la corte de San Diego que se ha diferido por cuatro años ante la falta de jueces de inmigración.

Pero ahora este hombre que entró con visa de turista y trabaja de mesero en un restaurante de Coronado, acaba de publicar su libro: Deportado Casi, y fue entrevistado por El Latino.

Originario del Toluca, Estado de México llegó a San Diego (solo) en 1999, fecha en la que ingresó al país donde “trabajé de todo, limpiando baños, lavando platos en restaurantes, tendiendo camas en hoteles, sacando basuras”.

Dijo que después de haber laborado en la ciudad de Santa Ana, un año después se vino a radicar a Chula Vista, ya en compañía de su familia.

El entrevistado consideró que la protección de Dios es la única opción que los indocumentados tienen al llegar al país y así lo señala en una sinopsis: “tengo la intención de que sirva de apoyo y consuelo a muchas otras personas y sus familias que estén pasando o hayan pasado por una situación similar a la que describo. Ojalá les ayude a encontrar la mejor opción para sus vidas”.

Ricardo Lima narra en su libro la vida cotidiana que se desarrolla dentro de los Centros de Detención de indocumentados, y afirmó que escribe porque se siente comprometido a narrar estas vivencias por las que “ha querido transmitir las sensaciones y emociones que le embargan”.

Dijo que el desempleo prevaleciente en México y el hecho de que a los 39 años ya es considerado allá como “viejito, porque ya nadie lo quiere a uno” y al ser padre de dos niñas pequeñas (de 8 y 9 años, respectivamente) más que viene en camino, añadido a un problema grave con violencia (robo de su domicilio).

El entrevistado dijo que ante la corte sandieguina lo que está solicitando es que se le cancele la orden de deportación, y de acuerdo con su abogada reúne las condiciones requeridas para ello “al haber permanecido en el país por más de 10 años consecutivos, tener una buena conducta moral tener y un hijo que sufriría en forma extrema ante mi ausencia”.

“Deseo que en un día no muy lejano las leyes migratorias de este país tengan un cambio que facilite la inserción de quienes carecemos de documentos legales para vivir aquí, y que lo podamos hacer de manera plena”, escribe Lima en referencia a la importancia de que se apruebe una reforma migratoria integral.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com