Un proyecto de mejoras comunitarias en City Heights tradicionalmente comienza cuando una institución identifica un problema, adaptando su respuesta a la situación e invitando a los residentes a ejecutar la solución.

Aprendiendo de la experiencia, un grupo de residentes de City Heights se ha organizado y han formado lo que la participante Delia Contreras llama un “movimiento humano”, el cual trabajará para encontrar solución a complejos problemas comunitarios bajo las riendas de los residentes del área.

El grupo, en su mayoría padres de familia que también forman parte activa del grupo de Hoover, decidió hace varios meses que querían tener más control sobre lo que pasa en su comunidad. Se acercaron a The California Endowment y consiguieron una subvención que pagaría por clases de adiestramiento que los ayudarían a negociar asuntos de políticas públicas “tan preparados como todos los demás”, de acuerdo al facilitador del grupo, el Dr. William Oswald.

Durante el primer día del adiestramiento, los miembros del grupo expresaron lo que esperaban aprender. Entre los comentarios más populares estuvieron: ayudar a la comunidad a estar mejor informada; ayudar a los niños a mejorar académicamente; mejorar el acceso a alimentos nutritivos y lograr cambios reales. Hermalinda Figueroa expresó los sentimientos de muchos cuando dijo que quería “aprender a hablar con las personas que encabezan las organizaciones. Quiero tener el valor de hacerlo”.

El Dr. Oswald, profesor durante más de 25 años, estará encabezando un total de 11 sesiones de adiestramiento que les enseñarán a los participantes cómo se establecen las políticas públicas y cómo pueden llegar a la mesa de decisiones. Visualiza un futuro en el que las agencias apoyen los programas creados por los residentes en lugar de crear estos programas para los residentes.

En respuesta a la pregunta de una de las participantes, quien preguntó por qué los residentes no participan con mayor frecuencia en el nivel de toma de decisiones, Oswald dijo que es difícil para las agencias determinar quién representa a la comunidad. Como parte del adiestramiento, los participantes identificarán a qué parte de la comunidad representan.

El grupo se llama oficialmente a sí mismo el “Grupo de Padres Líderes de City Heights”. Valentina Hernandez es la presidenta. Al final de las sesiones de adiestramiento, el grupo seleccionará un problema de City Heights en el que se enfocarán y determinarán las barreras y las soluciones del mismo.

El grupo es similar, pero distinto, a la Academia de Liderazgo para Residentes que se reúne semanalmente en el Centro de Bienestar de City Heights la cual también fue financiada a través de The California Endowment.

El objetivo principal de ambos grupos es crear una comunidad saludable. El Dr. Oswald dice que para que esto pueda ocurrir, las familias deben estar saludables. Como identificaron los padres del grupo, la salud se expresa a través de la educación, seguridad, nutrición, medio ambiente y muchos otros factores, pero todos convergen en el mismo punto. El Dr. Oswald dice que City Heights cuenta con los recursos para derribar las barreras, pero para hacerlo, las agencias necesitan el apoyo de los padres de familia quienes a su vez apoyarán a sus hijos para romper el ciclo de penurias engendrando penurias y privilegios engendrando privilegios.

Por City Heights Life (La Vida)