El transtorno del sueño conocido como movimiento rápido del ojo (REM, en inglés) podría ser un indicativo de que un hombre puede desarrollar demencia de cuerpos de Lewy (DCL), de acuerdo con un estudio de la Clínica Mayo dado a conocer hoy.

«El principal hallazgo de este estudio es la posibilidad de predecir un tipo especial de demencia llamada de los cuerpos de Lewy o DCL, la segunda mas frecuente después de la enfermedad de Alzheimer en pacientes varones, sobre la base del llamado trastorno conductual del sueño REM», declaró a Efe Renato Alarcón, psiquiatra de la Clínica Mayo.

Los cuerpos de Lewy son depósitos de proteínas que se acumulan en las neuronas de regiones cerebrales (corticales y subcorticales) que controlan funciones del pensamiento, memoria y una variedad de movimientos, ocasionando degeneración y muerte de las mismas, explicó el especialista.

La investigación encontró que aquellos pacientes hombres que experimentan el desorden del sueño conocido como movimiento rápido del ojo (REM, en inglés) tienen más probabilidades de desarrollar este tipo de demencia que si tienen alguno de los otros factores de riesgo utilizados hasta ahora para el diagnóstico.

«Pacientes con este trastorno tienen cinco veces más probabilidades de desarrollar demencia relacionada con los cuerpos de Lewy que otros factores de riesgo considerados en el pasado, tales como alucinaciones o fluctuaciones de funciones cognitivas», advirtió.

El trastorno del sueño REM se caracteriza por sueños vividos, poco placenteros, acompañados de sonidos vocales y movimientos corporales anormales que llegan a provocar periodos de agitación.

El estudio de los investigadores de la Clínica Mayo ha encontrado mayores evidencias de trastorno de conducta del sueño REM en los antecedentes clínicos de pacientes varones con DCL que en el caso de las mujeres.

«Los investigadores no encontraron un vínculo entre este desorden del sueño y el desarrollo de demencia de cuerpos de Lewy en las mujeres», indicó el galeno.

De acuerdo con el especialista, en tanto que es «estadísticamente válido», este hallazgo no tiene en el momento una explicación definitiva.

Asimismo, el experto señaló que el estudio tampoco establece este tipo de diferencias en pacientes de diversos grupos étnicos.

El reporte, que fue presentado durante la convención anual de la Academia Americana de Neurología en San Diego, halló que entre el 70 y el 85 por ciento de los hombres con DCL en la base de datos de la Clínica Mayo tenían desorden del sueño REM.

Los investigadores encontraron que este problema puede aparecer hasta tres décadas antes de que se diagnostique la demencia en un paciente, aunque aclararon que no necesariamente todas las personas que padecen de REM desarrollan demencia.

El especialista destacó el impacto que este hallazgo podría tener en un mejor diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, que hasta ahora no tiene cura.

«El tener una historia de este problema de sueño ayudaría a confirmar el diagnostico de DCL, contra el de demencia tipo Alzheimer, en el cual no se detecta este desorden», aseguró.

El galeno explicó que estos dos tipos de demencia son difíciles de diferenciar clínicamente y el tener un «marcador» más especifico para DCL ayudaría a establecer un tratamiento más inmediato y favorable.

El DCL no ocasiona pérdida del volumen cerebral como el Alzheimer, por lo cual puede «responder mejor» al uso de ciertos medicamentos, aseveró Alarcón.

El estudio fue financiado en parte por el Instituto Nacional de Salud y Envejecimiento, la Fundación Harry T. Mangurian Jr. y la Fundación Robert H. and Clarice Smith.