Nueva York, 16 abr (EFE).- Niños de escasos recursos económicos en el estado de Baja California en México contarán con el apoyo de músicos de Nueva York que les impartirán cursos como parte de la iniciativa «Comparte Notas», que busca «hermanar» ambas ciudades.

«Comparte Notas» es uno de los programas de The Baja Musical Arts Initiative en Nueva York -la primera que se establece fuera de México donde tiene su sede principal- y está a cargo de la soprano mexicana Mónica Abrego.

Esta organización opera desde hace un año en la Gran Manzana desde la iglesia de la Ascensión en El Barrio latino de Harlem, que les cedió un espacio, pero será inaugurada oficialmente el próximo viernes con la asistencia de Alfredo Álvarez Cárdenas, presidente de la Fundación Internacional de la Comunidad de Baja California.

«El principal objetivo de la fundación es apoyar las orquestas juveniles en la ciudad de Tijuana en Baja California, integradas por niños de zonas marginadas o de alto riesgo», dijo a Efe Abgrego, directora ejecutiva de la sede de Nueva York.

Los niños, entre los 7 y 16 años, reciben cuatro horas de clases de música gratis cuatro días a la semana y se les provee los instrumentos musicales de acuerdo a su edad, destacó Abrego.

«Esta fundación existe en México hace veintidós años y la de Nueva York es una organización hermana. Uno de nuestros principales objetivos en Nueva York es crear lazos culturales y musicales con México», argumentó la soprano, que nació en Tijuana.

Explicó que «Share Notes» o «Comparte Notas» es un programa que llevará a Tijuana a «músicos de alto nivel» radicados en Nueva York para impartir cursos, talleres y tocar con la orquesta de Baja California, compuesta por los profesores que enseñan a los niños en el Centro de Artes Musicales.

El primer músico elegido para el proyecto es el violinista español Jesús Reina, que compartirá toda esta semana con los niños que asisten a los cursos, un proyecto que además les ha ayudado a mejorar su promedio escolar.

La idea de la iniciativa es «inspirar a estos niños y demostrarles que a través de la música es posible llegar a un alto nivel si se lo proponen, y para los maestros significa la posibilidad de hacer un trabajo social», destacó Abrego.

Reina es un reconocido músico que ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos el premio Reina Sofía a «El Violinista Más Sobresaliente» entregado por la Reina Sofía, y ha ganado cuatro años consecutivos el Concurso de Música de Cámara «Lillian Fuchs» en Nueva York, donde además obtuvo el de Excelencia en Música de Cámara de MSM.

También habrá oportunidad para que los niños puedan venir a Nueva York si se logran los fondos para una beca ya que se trata de chicos muy pobres, recordó Abrego, quien estudió en el Conservatorio de Música de Baja California y en la Universidad estatal de San Diego y luego en la Escuela de Música de Manhattan, en Nueva York en 1999.

Recordó que Álvarez Cárdenas le pidió que fundara y se hiciera cargo de la organización en Nueva York «lo que para mi fue algo natural porque soy de Tijuana, músico, tengo contactos y conozco la fundación».

Establecida la organización en Nueva York «comenzamos a preguntarnos qué proyectos lanzar para conectar ambas ciudades y ayudar a los niños y así surgió ‘Share Notes’, para el cual tenemos ya programados enviar cuatro músicos a Tijuana».

Agregó que el programa abre la posibilidad de empleo para músicos en Nueva York a quienes se les pagará con los fondos que se recauden para la organización.

La soprano destacó además que los músicos elegidos, además de sus habilidades, deben tener deseo de hacer trabajo comunitario.

«A larga el objetivo no es sólo enviar maestros sino establecer lazos con instituciones que tienen muchos años en Nueva York para que cuando nuestros niños alcancen un nivel avanzado en la música puedan venir acá con becas porque la mayoría no tiene posibilidades» de pagarlo, indicó además Abrego.

«Lo esencial para nosotros es que estos niños aprendan música, que se conviertan en profesionales, que a través de la música tengan una oportunidad de algo diferente y aprendan valores como la solidaridad, disciplina o el compañerismo», argumentó.

Destacó que con el programa buscan que los niños se inspiren en la música y vean que hay otras opciones en la vida «no sólo la calle, ni la delincuencia porque es un problema que tenemos en Tijuana como ciudad fronteriza».