CHULA VISTA.- Luego de haber logrado la mayoría de las metas que se ha trazado, la comunidad escolar de los planteles pertenecientes del Distrito Escolar Primario de Chula Vista se prepara para hacer frente a la nueva reforma educativa, uno de los proyectos más ambiciosos de las últimas décadas.

Pero para llegar a este paso tan trascendente, explicó Emma Sánchez, directora ejecutiva de Adquisición y Desarrollo del Idioma del distrito, ha sido necesario cumplir, a cabalidad, con los objetivos planteados por el Acta No Child Left Behind, NCLB (que Ningún Niño Quede Detrás), promulgada por el Congreso y firmada por el expresidente George W. Bush en 2001.

Entre estos propósitos destacaban entonces, indicó, el compromiso de que los niños adquirieran un sólido lenguage, expresado en el habla de un inglés y español fluido, así como destreza en la adquisición de herramientas claves como matemáticas, artes y ciencia.

NCLB planteaba entonces desafíos serios y cuyos resultados fueron sometidos a ‘estándares’ o evaluaciones rigurosas, y de estos resultados dependendían, la asignación de presupuesto a las escuelas conforme cumplieran o no con los mismos.

No obstante, transcurrida poco más de una década de este desafío, las escuelas del país se enfrentan ahora se enfrentan a uno nuevo y por mucho más ambiciosos, al que la entrevistada definió como “estándares extremedamente rigurosos”, pues exige demostrar el dominio del lenguaje a alto nivel.

Estudiantes con pensamiento crítico

La exdirectora de las escuelas primarias “Los Altos’ y “Heritage” indica que los resultados alcanzados hasta ahora por los niños de los planteles del distrito son formidables y los prepara para hacer frente a este nuevo reto y que se resume en las llamadas destrezas del siglo XXI: tener mejor comunicación, colaboración y pensamiento crítico.

Para lograrlo, dijo, es necesario que el alumno pase de una educación memorista o mecánica, a una de razonamiento, de trabajo en equipo, que le obliga al niño a pensar y presentar sus propias propuestas; a debatir, y para eso require de manejar todas las herramientas.

Estas herramientas, continuó la educadora que asume este reto con evidente pasión, “son la lecto-escritura, el dominio pleno del lenguaje, la ciencia y la ingeniería, aunado a la destrezas para concretar la integración de la nueva tecnología, como son pizarrones digitales, ‘Ipods’ (tabletas electrónicas), etcétera”.

Con satisfacción aunque con notable modestia, la directora de Adqusición y Desarrollo del Idioma del Distrito Escolar Primario de Chula Vista, mostró las más recientes estadísticas sobre la realización del índice de rendimiento académico (Academic Performance Index. API, por sus siglas en inglés).

Buenas calificaciones

En las mismas, los 28 mil 658 estudiantes que integran el distrito escolar aparecen con un API, de 870, mientras los niños reclasificdos como English Learners alcanzaron 830 puntos, una calificación muy sobresaliente.

Por lo que hace a los alumnos que ya hablan, escriben y leen el idioma inglés en un ciento por ciento (clasificados como English Only, Solamente Inglés), el puntaje logrado fue de 896.

Pero quizás una de las mayores satisfacciones, subrayó la entrevistada, es aquellos niños que comenzaron con “un inglés limitado” y ya han reunido todos los requisitos para ser clasificados como “competente en inglés”, porque lo dominan, tanto en lo oral como lo escrito.

Este mérito es de todos, precisó, de los niños, sus padres, sus maestros, de los superintendentes, de los directores del personal del distrito escolar, desde la más alta posición a la más modesta, del trabajo de equipo, porque a todos han puesto ‘su granite de arena’ para lograrlo.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com