Datos del Dart

El Dodge Dart, es construido por la división de Dodge de la Corporación Chrysler-Fiat, se fabricó entre 1960 y 1976 en Estados Unidos, con una producción que se prolongó varios años más en otros mercados.

Los diseñadores del proyecto propusieron el nombre Dart nada más haber solicitado los directivos un costoso programa de investigación cuyo nombre previo era Zipp. Éste fue rechazado inmediatamente en favor de Dart. Esta denominación encontraba a su favor que se había presentado al mercado un nuevo avión militar llamado el Convair F-106 Delta Dart, popularmente conocido como el “Dart Delta”, y así se intentaba atraer publicidad añadiendo la emoción que rodeaba a la carrera espacial durante la década de 1960.

El Dodge Dart se inicia con su estructura básica suspensión y la dirección tomada de su hermano el Alfa Romeo Giulietta, que se vende en Europa. Todos forman parte del conglomerado Fiat.

Mientras que el carro se basa en un modelo europeo de mercado, los ingenieros sin duda volver a sintonizar el chasis y la suspensión para adaptarse a los gustos estadounidenses, aunque el rendimiento es casi normal y también lo es la economía de combustible.

Prueba de manejo

El Dart que probé trajo un motor 2.4 litros de cuatro cilindros que produjo 184 caballos de fuerza y 171 lbs-pie de torque. Con transmisión automática, que Dodge llama “DCCT.

La aceleración de Dart es amplia y tiene suficiente potencia para la conducción en carretera, haciendo las maniobras más fáciles de lograr, lo que requiere menos planificación. El Dart es cómodo y absorbe los golpes de la carretera, sino que también parece que esta listo en caso de que tenga que hacer ninguna maniobra de emergencia. Muy a la Europea.

Con apoyos provenientes de la Giulietta de Alfa Romeo, el Dodge Dart cuenta el tipo de mando vivo y sensible que se espera de algo con el ADN italiano. La dirección es rápida y muy bien ponderada, mientras que el diseño de la suspensión sofisticada hace un trabajo excelente de tomar las curvas con entusiasmo mientras los baches están bien amortiguados.

En general, yo me sentí bien con la comodidad de los asientos para mi tiempo de conducción, que fue de 4 a 5 horas por trayecto. El viento y el ruido de rodadura fueron bajas, aunque note el ruido del motor más de lo que esperaba. Claro, es italiano.

En los ondulantes caminos de montaña, me fue fácil acelerar, ahí demuestra su potencia a la Italiana. La suspensión sólo se pone agitada en la más dura de las carreteras, y el viaje nunca se hace aburrido, incluso en los viajes por carreteras. Es bastante divertido de conducir.

En materia de consumo, le pude sacar hasta 34 mpg en la carretera (un poco menos de lo que marca, pero claro, iba más rápido de lo que dice la EPA). En la ciudad me dió los 25 mpg.

Por el lado positivo, la gran pantalla táctil es grande, proporcionando mapas de navegación y nítidas, fuentes legibles para la información de audio. También me gustó la calidad del sonido de la cantidad de música y almacenamiento interior.

Seguridad

En materia de seguridad vino completo, con la serie con frenos de disco antibloqueo, control de tracción y estabilidad, airbags frontales y laterales traseros, airbags laterales de cortina y airbags delanteros de rodilla. Una cámara de vista trasera está disponible, al igual que los puntos ciegos de monitoreo y alerta de tráfico cruzado.

Conclusión

Luego de este viaje pienso que por ahora, el ADN italiano ha sido en gran parte una bendición para el Dart, porque le dio un toque divertido de conducción, fuerza, aceleración, y poder en las curvas. El Dodge Dart llega a un segmento picante, donde su competencia, el Ford Focus se siente más ágil, es más cómodo y tiene mucho espacio interior, y el elegante Hyundai Elantra ofrece un montón de extras por su precio.

En general, el Dart era una mezcla. Su espacioso interior fue muy útil por cierto, y me gustó la calidad de conducción sobretodo para los viajes largos por carretera, cualidades muy importantes en mi opinión.

Pero el Dodge Dart está orgulloso por ser el mayor sedán compacto del mercado, con tener ese toque de su hermano Italiano que le dará un sabor distinto a la fuerte lucha por los subcompactos. No vea a este Dart como otro salido de una fábrica de Detroit que le durará solo 3 años, véalo de otra manera, véalo a la europea y quizás lo enamore.