ATLANTA.- Los niños que miran canales en español, en su mayoría hispanos, están expuestos a más publicidad de productos con alto contenido en azúcar y grasas que los que ven programación en inglés, según un estudio.

“Tanto los canales en inglés como en español transmiten (anuncios de) productos muy mala calidad como comida rápida, bebidas y cereales azucarados, pero el hallazgo clave de este estudio es que en la calidad nutricional de los productos promocionados en los canales de programación en español es peor que la que se pasa en los canales en inglés, que ya de por sí es mala”, dijo a Efe Dale Kulken, profesor de comunicación de la Universidad de Arizona.

De acuerdo con la investigación, que analizó 150 horas de programación infantil en español e inglés, encontró que los programas dirigidos a menores latinos tenían un 46 por ciento más de publicidad de comida “chatarra” comparado con los canales en inglés.

Halló además que al menos el 84 por ciento de los comerciales que tenían como mercado a los niños de habla hispana, pertenecían a los alimentos catalogados como menos saludables por las autoridades sanitarias.

El autor señaló además que varios estudios previos han demostrado que los menores hispanos ven más televisión que los blancos, lo cual los expone aún más a este tipo de publicidad de comida “chatarra”.

Kunker, uno de los autores de la investigación, calificó de preocupante esta tendencia por el efecto negativo que podría tener en esta población, que es una de las más afectadas por la obesidad que afecta a Estados Unidos y especialmente a la comunidad latina.

“Esto es preocupante particularmente porque los niños latinos están en mayor riesgo o son más propensos a padecer de obesidad infantil que los niños blancos”, aseveró el profesor de comunicación de la Universidad de Arizona.

De acuerdo con cifras de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), con sede en Atlanta, la prevalencia de obesidad entre los niños de 6 y 11 años aumentó más del doble en las últimas tres décadas, incrementándose del 6,5 por ciento en 1980 al 17 por ciento en 2006.

La tasa entre adolescentes de 12 a 19 años pasó a ser más del triple durante el mismo período, incrementándose del 5 por ciento al 17,6 por ciento, según los CDC.

El informe sugiere además los riesgos de esta exposición desde corta edad por el impacto que tiene en el desarrollo de patrones alimenticios futuros.

“La obesidad es la amenaza número uno en Estados Unidos, pero, cuando tenemos grupos étnicos como los hispanos que tienen un riesgo mayor, las compañías deben ser más cuidadosas”, indicó el investigador sobre el impacto que tiene la publicidad en esta comunidad.

Para Kunkel, el “bombardeo” que las empresas de comida rápida y productos altos en azúcar y grasas es “irresponsable” y podría ser en parte “culpable” de la epidemia de obesidad que afecta a los menores de Estados Unidos.

“Claramente estos anuncios son efectivos. Los anunciantes no están perdiendo su dinero y cuando ellos están poniendo estos anuncios en televisión ellos saben que van a convencer a estos niños de comer comidas poco saludables. Es irresponsable”, aseguró.

La investigación encontró además que menos del uno por ciento de los anuncios promovían el consumo de vegetales, frutas y otros alimentos saludables.

EFE

Ellatinoonline.com