San Diego, (EFE).- El alcalde de San Diego, Bob Filner, que la semana pasada fue acusado de acoso sexual a su personal femenino, negó hoy que tenga intenciones de renunciar y dijo que buscará una investigación «justa e imparcial» para demostrar su inocencia.

«No creo ser culpable de acoso sexual y creo que una presentación completa de los hechos puede hacerme justicia», declaró a través de un boletín de prensa.

Después de que los abogados Cory Briggs y Marco González acusaran al alcalde basados en «evidencia creíble» del testimonio de presuntas víctimas, el alcalde demócrata difundió un vídeo donde reconocía sus errores y pedía una oportunidad para cambiar.

Pero en ese testimonio ni negó ni aceptó las acusaciones de acoso sexual, aunque dijo estar avergonzado al aceptar haber intimidado a mujeres que trabajan con él.

El grupo de Briggs y González leyó ante la prensa hoy el testimonio de dos presuntas víctimas en la que una acusó al primer edil de haberla besado a la fuerza y la otra aseguró que fue tocada de manera indebida.EFE