Washington, 16 jul (EFE).- El Gobierno de EE.UU. felicitó hoy al Gobierno de México por la detención del capo mexicano Miguel Ángel Treviño Morales, líder del cártel de Los Zetas, y evitó hablar de una posible petición de extradición, pese a que el sospechoso está requerido por el Departamento de Justicia estadounidense desde 2008.

«Felicitamos al Gobierno de México por la captura de Miguel Ángel Treviño Morales, el supuesto líder del cártel conocido como Los Zetas y uno de los sospechosos criminales más buscados en México», dijo un portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, en rueda de prensa.

«Este es otro avance más del pueblo de México hacia el desmantelamiento del crimen organizado y elogiamos a nuestros aliados mexicanos en ese sentido», agregó Ventrell.

Preguntado por una posible petición de extradición del Gobierno de Barack Obama para que el capo sea juzgado en Estados Unidos, Ventrell se limitó a afirmar que no podía comentar sobre una «posible extradición», porque eso sería «adelantar acontecimientos».

El Departamento de Justicia acusó en 2008 al capo mexicano en el Tribunal Federal del Distrito de Columbia, con sede en Washington, por transporte y distribución de cocaína desde México y Guatemala a EE.UU.

Además, el Departamento de Estado ofreció en 2009 una recompensa de hasta 5 millones de dólares por la captura de Treviño Morales a través de su Programa de Recompensas de Narcóticos.

Más adelante, el Departamento de Estado dijo en una declaración escrita que «aún no se ha determinado si se ha recomendado a alguien para que reciba la recompensa por su papel en el arresto de Treviño Morales».

Alias el «Z-40», nació en Nuevo Laredo (Tamaulipas) en el seno de una familia numerosa, pero creció en Dallas (Texas), donde comenzó su trayectoria criminal al unirse primero a la pandilla «Los Tejas» que controlaba la zona.

La Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) también felicitó hoy a México por la detención de Treviño Morales, y celebró que «su despiadado liderazgo» en el cartel de Los Zetas «ha llegado a su fin».

«La DEA seguirá apoyando al Gobierno de México en su lucha por neutralizar y desmantelar las organizaciones narcotraficantes», añadió la agencia en un comunicado.

El arresto de alias «Z40» se produjo ayer a raíz de labores de inteligencia que indicaban que se desplazaba por caminos rurales situados entre los estados de Coahuila y Tamaulipas.

El capo enfrentaba siete órdenes de aprehensión emitidas por jueces federales por delitos como delincuencia organizada, homicidios, delitos contra la salud, lavado de dinero, tortura y porte de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército.

El pasado año, uno de sus hermanos, José Treviño Morales, fue detenido en una operación encabezada por el Departamento de Justicia estadounidense por el delito de lavado de dinero.