SAN DIEGO.- Un ex estudiante de California State University, San Marcos (CSUSM, por sus siglas en ingles) la Universidad Estatal de San Marcos, quien admitió haber robado las identidades y contraseñas de más de 700 compañeros de estudios durante un proceso interno de elecciones, fue condenado a pasar un año en una presión federal.

Mateo Weaver, de 22 años de edad, se declaró culpable en una corte federal en marzo de este año de fraude por violar un dispositivo de acceso y uso no autorizado de una computadora.

Como dato curioso, en marzo de 2012, Weaver fue uno de los dos estudiantes de Cal State University San Marcos candidatos a la presidencia del cuerpo estudiantil.

De acuerdo con el expediente judicial, Weaver utilizó un pequeño dispositivo electrónico que registra las pulsaciones de teclado del usuario de la computadora para robar 745 contraseñas estudiantes.

El ex alumno admitió que su acceso a una fuente confidencial le ayudó a obtener 480 votos a favor de él y sus amigos, quienes estaban incluidos también en la boleta electoral, y los cuales competían por otros puestos.

Después de su arresto, Weaver habría tratado de encubrir el crimen por ‘hackers’ diferentes cuentas en línea, de acuerdo con el juez de distrito, Larry Burns. “Creo que esto es un delito grave’’, dijo el juez

Burns dijo que el acusado incurrió en un doble delito: la piratería en las cuentas y el envío de mensajes a la red por medio de ‘Facebook’.

Su arresto le arruinó la vida, sostuvo.

Profundizando en su análisis, el Juez consideró que el acusado quiso imitar al Dr. Jekyll y Mr. Hyde” en su método de violación de la la identidad de sus víctimas.

“Delitos informáticos como el que cometió Weaver deberán hacer que la gente se pregunte “si un estudiante universitario puede hacer ésto, ¿quién no puede?’’, dijo Burns.

El abogado defensor John Kirby dijo que Weaver amarró su presente y futuro sí mismo’’ por la comisión de un delito grave, por lo que le será difícil de conseguir un empleo en el futuro.

“Esto fue un fuera de carácter, estúpido error que hizo’’, Kirby dijo al juez, aceptando la responsabilidad y buscando comprensión para su cliente.

El ex estudiante Mateo Weaver, por su parte, se disculpó por sus acciones antes del anuncio de la condena.

“Mi comportamiento fue infantil, arrogante y estúpido’; no sé lo que estaba pensando’’, dijo el muchacho ante la Corte.

Pero la Fiscal Asistente Sabrina Feve, dijo que Weaver actuó como un joven que dedica “horas y horas y horas’’ a planear

sus crímenes”.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com