SAN DIEGO.- Era 8 de enero de este año cuando el alcalde Bob Filner anunciaba la conformación de un equipo de colaboradores en el que incluía juventud con experiencia, entre los que se encontraba el jefe de personal Vicent Hall y la exregidora Donna Frye.

La presencia de Filner era interpretada por la mayoría de los sectores, aún los de ideología diferente, como la posibilidad de que se abriera una opción fresca al cambio, pues representaba el primer Alcalde Demócrata electo en más de tres décadas.

Pero la sorpresa, la desilusión y no poca controversia han aflorado a los pocos meses que tomó posesión en su encargo.

Primero, se evidenció su antagonismo con los empresarios del sector turístico local en disputa por los ingresos provenientes del impuesto del 2% que deben pagar los hoteles con más de 30 cuartos, también llamado Transient Occupancy Tax (TOT) y administrado por Tourism Marketing District (TMD).

Sin que las aguas llegaran a la calma total pero con un acuerdo condicionado, ahora una tormenta de impredecibles proporcionas estremece ahora al alcalde Filner, sin haberse cumplido aún un año de que hubiera asumido el mando de su gobierno.

En medio de este reciente escándalo, Hall acaba de anunciar su renuncia y mientras el Alcalde ofreció “disculpas” pero se niega a aceptar que incurrió en hostigamiento sexual en contra de sus propias colaboradoras, Frye es ahora una de las principales acusadoras y se ha unido a los nombres de los regidores Scoot Sherman, Kevin Faulconer, David Alvarez (quienes lo han expresado públicamente) y aún su exprometida Brownyn Ingram, exigiendo su renuncia al cargo.

Luego de haber aceptado que incurrió “en conductas impropias” y estar dispuesto a someterse a terapia, Filner no asume, sin embargo, los señalamientos verbales de que hubiera incurrido en delitos de acoso en contra de sus propias empleadas.

Al reconocer que ha tenido conducta impropia con mujeres “y deshonrado la oficina del Alcalde”, aseguró que “alguien que ha pasado una vida luchando por la igualdad para todos gente, me siento avergonzado de admitir que no he respetado plenamente las mujeres que trabajan para mí y conmigo, y que a veces las he intimidado’’

Filner dijo en un comunicado publicado en un DVD.

“Necesito ayuda; he empezado a trabajar con los profesionales para hacer cambios en mi comportamiento

y el enfoque’’, dijo. “Además, mi personal y yo participarán en información sobre acoso sexual a cargo de la ciudad. Por favor, sepan que estoy totalmente convencido de que sólo yo soy el único que puede hacer estos cambios’’.

Bob Filner adelantó que sólo respondería ante un juez y en un juicio legalmente constituido, preservando sus garantías individuales.

Los principales acusadores y ex partidarios del excongresista como la citada Frye y los abogados Marco González y Cory Briggs, aseguraron contar con pruebas y testimonios de supuesto acoso sexual “que incluyen la interferencia de la lengua en la garganta de una mujer, poniendo su mano en el interior del sujetador de un sostén (brassiere) y diciéndole a otra que iba a hacer un mejor trabajo sin pantimedias”.

“Su gobierno se deteriora”, acusan detractores

“Cuando asumió el cargo de alcalde en diciembre de muchos residentes de San Diego tenía grandes esperanzas, incluido yo mismo. Prometiste poner barrios primero y llevar la ciudad juntos de forma cooperativa y productiva”, afirmó en un comunicado el nuevo regidor Scott Sherman.

“Lamentablemente, desde entonces”, continuó, “hemos sido testigos de gobierno de la ciudad se deteriora bajo su liderazgo. Yo estaba dispuesto a darle el beneficio de la duda que se trataba, como muchos afirmaron, un “período de transición”.

“Sin embargo”, aseguró Sherman, “en los últimos dos meses se ha convertido cada vez más claro que el interés de la gente no puede seguir adelante con usted al frente del gobierno de la ciudad. Hay innumerables ejemplos de contratos importantes que quedan sin firmar el comportamiento, hostilidad hacia los empleados, la extorsión de las empresas locales y la reciente debacle en la reunión de la Junta SDCERS donde sus nombramientos estaban ausentes y de vacaciones. Ese error solo cuestan a los contribuyentes más de $ 20 millones”.

“En nombre del pueblo de San Diego le pido que poner fin a este triste capítulo en la historia de nuestra ciudad y dejar de avergonzar a San Diego en el ámbito nacional. Le pido que renuncie y volvamos a trabajar al servicio de los residentes de San Diego”, concluye Sherman.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com