Son los jugadores de Estados Unidos, quienes por méritos propios y un buen fútbol conquistaron la quinta Copa de Oro, demostrando que al menos por ahora, son los más consistentes del norte de América, superando a países como México, que se encuentra en franco declive, como lohan mostrado los resultados, Costa Rica, Canadá, Honduras, Guatemala, Trinidad-Tobago y Panamá, entre otros.