El viernes nos encontrábamos siete paisanos en un antro, hablando de fútbol, cuando en la tele pasaron el siguiente mensaje:

“¡Son las diez de la noche! ¿Sabe qué está haciendo su esposa a esta hora?”

Mis amigos se silenciaron. Yo intenté serenarlos.

  • Frescos, carnales. Las estadísticas aseguran que sólo en el 41% de los matrimonios en Estados Unidos, se presenta alguna infidelidad de las esposas.

  • ¡¡¿Qué?!! -Ahí mismo, ocho de los siete nos pusimos pálidos, y sin explicación, perdimos interés en los pronósticos del fútbol.

Como si nos hubiésemos puesto de acuerdo, empezamos a desfilar hacia nuestras casas, exhibiendo esas caras largas, como de “cornudos descalcificados”.

Desde lejos, yo los animé a gritos:

  • ¡Frescos! Nosotros somos del “club del 59%”.

Mi primo Genovevo, a quien su mujer “le cortó los servicios” y lo echó de la casa por enredarse con una compañera de trabajo, me salpicó mi hombro con mocos y lagrimones.

-Qué injusta la Cleotilde. Veinte años de feliz matrimonio y por una aventurillla que no superó tres semanas, la muy intolerante me abandona.

  • Querido Genovevo, déjame contarte que de acuerdo a las investigaciones de la Universidad de Rutgers, el 56% de los hombre que tienen aventuras por fuera del matrimonio, juran que aman a sus esposas y que viven felices en el matrimonio. Tú eres parte de ese 56%… “feliz”.

  • Admito que fui infiel, pero lo programé con tal cuidado, para no lastimar a mi Cleo.

  • Cretino, es que la infidelidad duele y, además, huele.

  • ¿A qué huele?

  • Pregúntales a Elin Nordegren y a Maria Shriver. Ellas juran que se olieron la infidelidad de sus esposos en el aire.

  • ¿Y quienes son esas veteranas, de narices tan sensibles?

  • Elin era la esposa del golfista Tiger Woods. María era la esposa del famoso actor y gobernador de California Arnold Schwarzenegger. Ambas se olieron la infidelidad de sus esposos, antes de tener pruebas. Es que un tipo infiel, se viste como sí tuviera diez años menos, cambia de loción y hasta estrena caminado.

Los infieles se dan silvestres en todo el mundo, pero varía su número de acuerdo a la Nación donde viven.

En una encuesta a hombres casados se preguntó: “¿En el último año usted ha tenido una aventura sexual fuera de su matrimonio?”

El 4% de los franceses dijo: sí. En Australia, apenas el 2.5% de los hombres lo admitió. En Perú la infidelidad masculina alcanzó un 13.5%, mientras en República Dominicana, el 20%. En Togo subió al 37%.

Pero el colmo de la infidelidad es cuando la señora descubre que el tipo no sólo mantiene una relación sexual con su mejor amiga, sino que -de paso- lo pilla enredado en una relación homosexual con su mejor amigo.

Eso le acaba de suceder a Iñaki Urdangarin, el yerno del Rey Juan Carlos de España, que ahora enfrenta la ira de su esposa, la Infanta Cristina, por haberle puesto los cuernos, con amantes de ambos sexos.

VERBATIM

“Los hombres deberían ser como los Kleenex: suaves, resistentes, perfumados y desechables”

Por: © 2013 Armando Caicedo

www.Humor.US.com