Mi prima es maestra de niños de primer grado y es una de las personas más cómicas y joviales que conozco. La llamé para invitarla a almorzar, pero lamentablemente tenía planes con otra profesora. Ofrecí invitarlas a las dos, pero exclamó: “!Estás loca!… yo no puedo comportarme con ella como lo hago contigo”, sorprendida le pregunté el porqué, a lo que respondió: “Esa maestra es muy seria, si empiezo con mis chistes, la haré sentir incómoda”.

Así como mi prima, muchos reprimen su comportamiento de acuerdo a cada situación por miedo a ser juzgados. Con los amigos actúan de una forma, con la familia de otra, y con los compañeros de trabajo son diferentes. Por ejemplo: Quizás eres extrovertido y frente a tu pareja te muestras retraído por temor a no incomodarle; o puedes no estar de acuerdo con tu jefe, pero actúas como si todo estuviera bien para no contradecirle; o quizás deseabas ser cantante o estrella de televisión, pero estudiaste para ser contador con tal que tu familia no te criticara.

¿Cuántas veces tu miedo al rechazo te ha cohibido de ser tu mismo y expresar tu originalidad?

Cada vez que reprimes tus sentimientos escondes un pedacito de tu ser. Si continuamente lo haces, llegará el día en que, sin darte cuenta, habrás ocultado tantos pedazos que desaparecerás, y aunque estés presente físicamente, espiritualmente estarás ausente.

Desde niños nos educan con ciertas creencias, tradiciones y reglas. En el hogar aprendemos lo que supuestamente es aceptable o no. Conforme vamos madurando, descubrimos que nuestros principios no son iguales a los de la familia, líderes religiosos, políticos o inclusive amigos, pero nos sometemos a ellos porque creemos que es más importante ser aprobados por la sociedad, que ser originales.

No sacrifiques tu autenticidad para complacer a otros. Si tu comportamiento o tus palabras expresan lo mejor de ti, aunque a otros no le parezca, no te inhibas. Expresarte tal como eres puede ser riesgoso porque podrían rechazarte, pero el no hacerlo es aún más peligroso porque pierdes tu esencia como ser humano. No tengas miedo a ser tu mismo, aprender a ser original y dejarás tu marca en esta vida.

Para más motivació subscríbete el canal de Maria Marin en www.youtube.com y recibirás cada miércoles El Empujoncito de Maria Marin.