SAN DIEGO.- A un mes de que se revelara el escándalo que implica al alcalde Bob Filner en supuestos actos de acoso sexual contra mujeres y desvío de fondos públicos, el respaldo social que obtuvo con las elecciones de noviembre lo ha ido perdiendo en forma impresionante.

Ello ha quedado de manifiesto por expresiones recientes difundidas por la comunidad gay y lésbica en su contra, una abrumadora mayoría del Cabildo, el exalcalde Jerry Sanders, el propio partido Demócrata del Condado de San Diego y ahora The New Majority Political Action Committee (Comité de Acción Política Nueva Mayoría), entre otros muchos.

No fue la excepción, en modo alguno, el foro público: “What do We do?” (¿Qué hacemos ahora?) organizado por la publicación La Voz de San Diego en el marco del tradicional Politifest, en el que las asambleístas Toni Atkins y Lorena González y los concejales Todd Gloria, Mark Kersey y Kevin Faulconer aunado al Abogado de la Ciudad, Jan Goldsmith, quienes coincidieron: “debe renunciar inmediatamente”.

Pese a que el Alcalde adelantó su anticipada asistencia a una clínica para tratamiento sicológico sobre lo que ha aceptado como inapropiada conducta hacia mujeres que han colaborado con él, dos grupos que están buscando su revocación de mandato (recall), ya se pusieron de acuerdo “en unificar fuerzas”, en torno a ese objetivo, ya que conforme a la ley del estado, la revocación sólo puede estar representada por un sólo grupo.

El desarrollador privado Micahel Pallamary, quien encabeza el movimiento autodenominado: “Filner Recall’, se unió a Stampp Corbin, propietario de la publicación LGBT, en busca de poco más de 102 mil firmas, que tendrán que entregar antes del 26 de agosto.

Hasta ahora, una decena de mujeres han señalado al Alcalde de haberle insinuado expresiones que podrían constituir conducta de acoso sexual.

Pero eso no es todo: Filner también ha tenido que regresar costo de un viaje a París, Francia, por alrededor de 9 mil dólares, a la Organización de Comunidades Iranie-Americanas y $100,000 producto de una donación a un desarrollador de la ciudad.

Pallamary y Corbin han aprovechado esta situación para inculpar al todavía jefe de gobierno municipal de implicación en actos de corrupción.

Durante el evento denominado: Politifest y organizado por San Diego Voice, el Abogado de la Ciudad, Jan Goldsmith, respondió a una pregunta que le formula el presidente de dicha publicación, Scott Lewis: “yo creo que más que un asunto de mujeres, este es un asunto de poder; realmente resulta muy difícil trabajar con Bob Filner”, dijo.

Por otra parte. en una encuesta aplicada entre 600 adultos encontró que 77% de los entrevistados consideraron que Bob Filner debe renunciar; además de que 3 de cada4 residentes de San Diego quieren que el Alcalde se vaya. Un 79 por ciento y un 76 por ciento de las mujeres opinaron que el excongresista debiera abandonar su posición.

Un dato que no deja de sorprender del sondeo ordenado por un diario y un canal de televisión locales, arrojó que un 79 por ciento de los republicanos y un 78 por ciento de los demócratas, esperarían que Bob Filner renuncie.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com