A pesar de la creencia popular, los especialistas estiman que en verano no se produce un mayor contagios de hongos. Sin embargo, el aumento de la temperatura y de la humedad hace que se manifiesten en esta época del año los síntomas de micosis, que pueden haberse contraído hace tiempo…

Los dermatólogos apuestan por el diagnóstico precoz y por un tratamiento especializado para frenar este tipo de infecciones.

Existen más de 80.000 especies de hongos pero sólo medio centenar de ellas pueden causar infecciones en personas sanas.

“Sin embargo, esta lista podría llegar a las 300 cuando nos referimos a individuos con las defensas alteradas, como los enfermos de sida, los pacientes oncológicos o aquellos que se han sometido a un trasplante”, explica Vicente Crespo Erchiga, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Regional Carlos Haya de Málaga (sur de España) y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

El dermatólogo señala que la gran mayoría de los hongos que pueden causar infecciones en los seres humanos viven en la naturaleza y sólo llegan a nosotros de forma accidental.

“La única excepción la constituye un pequeño grupo de unas diez especies que ocasionan infecciones cutáneas crónicas y a las que nunca se encuentra fuera de las lesiones que producen en la piel”, precisa.

Para el especialista, este es un caso singular de adaptación de los hongos al parasitismo ya que, según indica, “las infecciones que provocan apenas desencadenan reacciones por parte del sistema defensivo del huésped, no producen inflamación ni casi picor. Así, pueden convivir con esa persona durante periodos prolongados o, incluso, a lo largo de toda la vida”.

Del mismo modo, el doctor Crespo expone que los hongos patógenos pueden afectar a cualquier órgano aunque las infecciones más frecuentes son las de la piel y las mucosas.

“Las infecciones de la piel afectan a ambos sexos por igual y se dan en todas las edades. No obstante, algunas de ellas, como las tiñas del cuero cabelludo, son casi exclusivas de la infancia, mientras que las infecciones de las uñas se observan en adultos y su incidencia aumenta a medida que avanza la edad”, apunta.

PRESENTES EN LA PIEL

Entre las micosis que afectan a la piel hay tres grandes grupos: la pitiriasis versicolor, las candidiasis y las tiñas.

“Las dos primeras están ocasionadas por distintos tipos de hongos denominados levaduras. Estas levaduras están presentes de manera inofensiva en la piel o en las mucosas de gran parte de la población adulta sana y precisan de algún condicionamiento añadido para desarrollarse y volverse agresivas”, detalla el especialista.

La pitiriasis versicolor es una infección micótica de la capa cárnea de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas.

“Generalmente las lesiones son asintomáticas y pueden confluir formando manchas más extensas. Se localiza con mayor frecuencia en el tronco, el cuello y los brazos, aunque también se puede observar en otras regiones corporales. La infección se presenta a partir de la adolescencia y es raro encontrarla en personas de edad avanzada”, señalan los especialistas del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Universidad Nacional Autónoma de México.

EFE

Ellatinoonline.com