SAN DIEGO.- En condiciones inhumanas, aislados y con empleo de tortura tienen a los reos en cárceles de California, afirmaron un grupos de manifestantes, quienes se expresaron a corta distancia del centro penitenciario estatal Richard J. Donovan, en Otay Mesa.

Las mujeres, muchas de ellas madres de familia, mostraron cartulinas en las que solicitaban “abolir los confinamientos solitarios en California; la falta de ventanas, contacto humano y luz solar para los reos”.

Las manifestantes se solidarizaron con los presos de Pelican, una prisión localizada en Crecent City, en el norte de California y 20 millas con la frontera de California con Oregon, en la que los internos han rechazado y manifestado con huelga de hambre las medidas que se toman dentro de la prisión y las cuales consideran indignas y atentatorias contra sus derechos humanos en su calidad de reos.

Mire él es mi hermano Luis y desde hace 14 años se encuentra en “the shu”( expresión propia del ‘slang’ para referirse a personas que se encuentran confinanada o aisladas, y presas de la corrupción carcelaria).

En la actualidad, en Pelican Bay State Prison (Prisión Estatal Bahía Pelícano) purgan condena unos 3 mil prisioneros en esta cárcel, tristemente célebre por sus condiciones inhumanas y extremos abusos.

Las manifestantes, quienes forman parte de San Diego Committee for Prisoner Rights (Comité de los Derechos de los Prisioneros de San Diego) expresaron en este sentido que respaldan en un ciento por ciento a los reos y familiares de Pelican Bay porque refleja problemas similares a los que tienen las cárceles en esta región.

Se dio a conocer que existen diferencias conceptuales entre lo que los internos valoran como huelga de hambre respecto a la idea que tienen las autoridades carcelarias.

Mientras unos 70 reclusos que se han negado a comer desde el 8 de julio, están dispuestos a comenzar una dieta líquida que incluye zumos de frutos y verduras, los oficiales han señalado que esto ya no sería una huelga de hambre.

Por otra parte, un juez de Sacramento resolvió y ordenó a los oficiales del Departamento de Prisiones de California (CDJR por sus siglas en inglés) que obliguen a comer a prisioneros de (Pelican) tras cumplirse 45 días de huelga de hambre de los reos que se quejan de recibir malos tratos y tortura por parte de los celadores, ante la complacencia, aseguran, de las autoridades carcelarias.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com