Si en estos momentos pudieras pedir un solo deseo para ser feliz, ¿cuál sería? Quizás tener una casa de playa en las Bahamas, tal vez encontrar el amor de tu vida, a lo mejor mandar a tu suegra a la luna en un viaje sin regreso, o simplemente poder comer y comer, sin aumentar un kilo.

Precisamente, esta misma pregunta se le hizo a más de siete mil personas mediante una investigación realizada por la Universidad de Harvard. Dicho estudio buscaba descubrir qué podían hacer las personas para vivir una vida con propósito y ser felices. Durante 75 años se siguió de cerca la vida de estas personas, quienes estaban igualmente divididos entre hombres y mujeres.

El resultado que se obtuvo sobre el factor que determina la felicidad, no es sorprendente, ni mucho menos una revelación que te deje con la boca abierta. Pues se llegó a la conclusión que la clave para ser feliz, es sentirse amado.

Los investigadores no tenían que esperar tantos años, ni gastar un centavo para descubrir lo obvio: lo único que importa en la vida es las relaciones que tengamos con familiares, amigos y especialmente con una pareja.

Y es que una persona puede ser exitosa en su carrera, estar “forrado” de dinero y gozar de salud, pero si no tiene a quien a amar y ser correspondido, se sentirá vacío. Por eso, si te sientes insatisfecho, te sugiero echarle un vistazo a tu vida amorosa. En caso de estar emparejado, pero descontento, es el momento de hacer todo lo posible por salvar tu relación, y si no puedes, sal de ella.

Y si estás solito, es hora de reflexionar sobre qué comportamiento empleas que alejas al amor de tu vida; en muchas ocasiones es el miedo a que te vuelvan a partir el corazón. Por eso, muchas mujeres alegan: “A mí no me interesa enamorarme; estoy mejor solita…”, pero la realidad es que a nadie le gusta la soledad. Si quieres ser feliz, preocúpate por sacar el miedo de tu corazón, cultivar tus relaciones y darle la bienvenida al amor.