SAN YSIDRO.- Desde muy pequeño Leonardo Iván Kim Cárdenas, padece algún tipo de dislexia que le ha traído serias dificultades en su incursión como estudiante del sistema escolar tradicional.

Y es que de acuerdo con sus padres Gerardo Kim y Ana Cárdenas ha sido menospreciado y desatendido por las escuelas a las que el niño ha asistido, donde no ha sido exento de burlas y el ‘bullying’, por su dificultad para articular el habla y la lectura, por parte de otros estudiantes.

Al preguntarle a Ana detalles más específicos de cómo se da este acoso respondió que “por ejemplo, le quitan la pelota y lo avientan, lo empiezan a agredir y le gritan mudo, eres un tonto…mami me están diciendo ‘dumb’, me dice llorando, por lo que la autoestima del niño está muy baja, por los suelos”.

Pero si estas prácticas de acoso es frecuente en niños que se enfrentan a las limitaciones de la llamada “Individualized Education Program” (Programa de Educación Individualizada, IEP por sus siglas en inglés), las opciones administrativas, clínicas y académicas por parte de los planteles escolares donde ha estado el niño, que ahora tiene 10 años de edad.

De acuerdo con el diccionario la palabra dislexia proviene del griego: dificultad o anomalía en el habla o dicción, lo que imposibilita la comprensión correcta de la lectura y en el caso de quienes la padecen por razones genéticas o hereditarias tiene que ver con una desconexión entre el cerebro y el habla.

En un breve recuento, su madre refiere que el calvario del pequeño y del matrimonio como familia comenzó desde que inscribieron al niño, cuando tenía dos años en el Preescolar Valle Lindo, ubicado en Oleander, de donde pasó al Kindergarten, cuando tenía 3 años, 8 meses.

“Todo este tiempo fue muy desgastante y estresante para nosotros, de hecho un día me quedé sentada en la puerta del Superintendente; mucha gente me vio ahí y ni siquiera me ofreció una silla; tuvimos una junta, a la que no fue ni el director ni un sicólogo, nomás estuvimos la Terapeuta y yo, no se arregló nada, solamente le ofrecían atención 3 días a la semana y yo sólo estaba con presencia porque no me escuchaban”, se lamentó

Pero aseguró que ahora que el niño se encuentra en Nicoloff Elementary School, perteneciente al South Bay Union School District Escolar (Distrito del sur de la Bahía, localizado en Imperial Beach, pese a que la escuela se encuentra en San Ysidro, la situación para el pequeño y ellos como padres, se encuentra ha complicado.

Dijo que con unas autoridades educativas insensibles, como lo confirmarían el caso de los últimos dos directores de Nicoloff y que solamente la han atajado: “no hay fondos, no podemos hacer más, si no le gusta, busque otra escuela”.

Ana Cárdenas, muestra una voluminosa carpeta en la que documenta cada uno de los trámites relacionados con el pequeño, en la que destaca la reducción en el número de horas de atención por parte de la terapeuta del lenguaje de 1980 horas que le dedicaron el año pasado a 1340 que tiene programado en el actual.

Ante todo esto, los padres han solicitado una cita con el asambleísta Ben Hueso, prevista para el próximo 23 de septiembre, al que le solicitarán considere este problema que afecta a miles de niños de Educación Especial en California y promueva una reforma en la ley.

“Ellos dicen que para poder proveer legalmente los servicios tiene que haber alguna discapacidad o inhabilitación conforme a la categoría que marca la ley…eso lo entiendo”, agregó la madre de Iván”, pero el problema es que son médicos de ellos no uno independiente o neutral, y si el médico de ellos determina, como ha ocurrido, que no requiere más terapia, hasta ahí, entonces el niño se estanca, y en vez de hablar con una persona hablas con mil”.

Durante la mayor parte de la entrevista, Cárdenas afirmó que ha solicitado a la escuela que sólo se encargue de lo académico y ya no trate lo clínico, porque ello correspondería a la aseguradora y los médicos, y que se le proporcionara un médico independiente, a lo que las autoridades de Nicoloff se han negado sistemáticamente.

Los padres señalaron que ellos continuarán en su lucha porque Leonardo Iván tenga la atención clínica que requiere y merece, y por lo pronto ya han contactado un abogado que les dijo que la información que tienen documentada es un excelente principio para lograr que el niño reciba la atención que el sistema educativo local, le ha negado.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com