SAN DIEGO.- El medio boxístico local se encuentra consternado por la inesperada muerte del boxeador local Pablo Armenta, ocurrida en Tijuana, cuyas circunstancias aún se encuentran en investigación.

Con profunda tristeza, Gustavo Cárdenas, recordó cuando conoció a Pablo, sobre quien dijo, era un verdadero amigo, “de esos que se cuentan con los dedos de una mano, de esos muy pocos que puede uno tener”.

Recordó cómo lo conoció cuando “se juntaba con la palomilla del barrio; el siempre mencionaba la calle del Sol” y la Palm, donde residía.

Gustavo también relató con nostalgia la profunda amistad que le unió a Pablo cuando ambos estudiaban en la Montgomery High School, de Chula Vista.

“Era muy buen amigo y un gran ser humano, es una pena”, afirmó el entrevistado.

Una opinión similar vertió el promotor boxístico Gabriel Barrón, con quien dijo trabajó muy de cerca en su proyecto que lo llevó a afianzar un récord impresionante de 10-1, en funciones, tanto en Tijuana como en San Diego.

“Estoy muy triste, porque realmente era un gran muchacho y a mí me tocó descubrirlo como boxeador”, dijo.

El cuerpo de Pablo Armenta fue encontrado, con impactos de bala, en la unidad habitacional de Tijuana conocida como Infonavit Presidentes, perteneciente a la delegación de La Presa de la vecina ciudad fronteriza.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com