CHULA VISTA.- La magia del fútbol soccer al que asisten todos los sábados y domingos los niños y padres latinos, da pie a que se pierdan los detalles ante la emotividad del juego.

Pero atrás de cada partido destacan muchos aspectos y actores que son los que lo hacen posible.

Desde la presencia de los árbitros, también llamados ‘nazarenos del silbato’ porque nunca quedan bien con nadie y suelen ser sacrificados en la crítica del público asistente. Su función, no obstante, está en valorar cada una de las jugadas, de manera objetiva y neutral, aunque lejos de ser ‘nazarenos’, también son humanos y se equivocan.

En la otra parte están los jugadores y sus entrenadores para quienes la mística del juego va más allá de lo que se ve a simple vista: las jugadas y la acción en el campo. Ahí está también presentes su fe y voluntad, su amor al fútbol, a sus padres y familiares que acuden a verlos jugar, el campo e incluso los paraguas que les protegen del sol o de las inclemencias del tiempo.

Al final, todos juegan y son parte de esta particular ‘magia’ que viven los latinos, quienes ven en el deporte una gran oportunidad para hacer comunidad, entrelazando ejercicio y actividad física.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com