SAN DIEGO.- Alrededor de 2 mil trabajadores civiles de gobierno, 1,000 empleados militares en San Diego y 3 mil 500 de parques nacionales que se han perdido o que han tenido que trabajar sin percibir su sueldo (‘furloughs’) debido al cierre parcial de oficinas y cancelación de empleos del gobierno federal,,

Ello lo advirtió la senadora por California, Bárbara Boxer, una situación que podría volverse caótica si los legisladores no aprueban el presupuesto del gobierno federal.

La cancelación del llamado ‘Air Show’ (Espectáculo Aéreo) que anualmente exhibe las destrezas y tecnologías militares en el campo aéreo de Miramar, fue el primer evento de importancia cancelado por ese motivo.

Durante una teleconferencia efectuada desde Washington, D.C., la legisladora californiana divulgó algunas de las estadísticas que reflejan el grado de impacto del llamado ‘shut-down’ (cierre parcial de gobierno) y calificó como “grave” la situación prevaleciente, especialmente en los sectores de los servicios y el turismo.

En el recuento del sector militar para el condado de San Diego dijo que las afectaciones al empleo, al no recibir su pago, han repercutido en el sector militar local y regional de la siguiente manera:

Más de 1,000 fuentes de trabajo en Camp Pendleton; alrededor de 328 en Miramar, 360 empleos en Marine Corps Recruit Depot, y 1,000 en Space and Naval Warfare Systems Command (SPAWAR) San Diego.

Asimismo, afirmó, los estragos en California ya son considerables:

Impactándose a más de 1000 empleos de del Centro de Investigación Ames de la NASA en Mountain View; 240 sin goce de sueldo en Housing nd Urban Development en Los Angeles; 900 empleados (que no han recibido cheque) de la oficina IRS en Fresno y 830 de un total de 960 trabajadores en las oficinas de Administración de la Tierra (Bureau of Land Management).

Agregó la senadora Boxer que también han sido afectados unos 3500 empleos dedicados al mantenimiento y conservación de parques en California y alrededor de 600 trabajadores del Yosemite National Park. Adicionalmente, se han impactado, continuó, a 110 inspectores de seguridad aérea y 2,917 empleados de diversas nacionalidad, en otras áreas en las terminales aéreas del estado.

A ello se tendría que agregar 500 fuentes de empleo en la Base de la Reserva Aérea en el condado de Riverside y 700 más de la Fuerza Aérea, enumeró la legisladora Bárbara Boxer.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com