LOS ANGELES.- Con muestras de júbilo recibieron los californianos la aprobación de las nuevas licencias que permitirán conducir a los inmigrantes indocumentados.

Dos ceremonias, una efectuada a las 9:45 a.m. del jueves 3 de octubre, en la explanada del City Hall de la ciudad de Los Ángeles y otra al mediodía, en Fresno, pasarán a la historia como la fecha en la que el gobernador Jerry Brown firmaría la primera licencia que autoriza a los inmigrantes indocumentados a conducir un vehículo automotor.

Este es el fruto de una larga lucha dijo el promotor de la iniciativa SB-60, Gil Cedillo, quien actualmente es regidor por el Distrito 1 del gobierno de la ciudad de Los Ángeles.

De hecho, la comunidad inmigrante en California había esperado 2 décadas, desde que el exgobernador Pete Wilson promovió y firmó una ley en 1993 con la que se exigía prueba de ciudadanía o residencia legal para la expedición del documento.

Contundente respuesta

Y la respuesta fue contundente al sentimiento anti inmigrante del ex gobernador y ex alcalde de San Diego y prominente ideólogo del Partido Republicano, pues no había transcurrido la semana de que el gobernador Jerry Brown firmara la ley que permitirá la expedición de licencias a inmigrantes a partir del 1 de enero del 2015, que aprobaría con su firma la Trust Act Law (Ley de Acta de Confianza), que ofrece protección a estos inmigrantes.

¡Si se pudo!, ¡Si se pudo! fue la exclamación de los legisladores y público asistente, en ambos evento, expresión de júbilo coreada por el propio gobernador californiano emanado del Partido Demócrata.

Gil Cedillo, impulsor original de la iniciativa SB-60 y la cual estuvo congelada durante una década por el exgobernadores Gray Davis y Arnold Schwarzenegger, dijo que miles de familias californianas han sido lastimadas y humilladas cuando a los jefes de familia de inmigrantes indocumentados les han decomisado sus vehículos, por su condición migratoria.

1.4 millones de inmigrantes, se beneficiarían

Se estima que este beneficio será aprovechado por la mayor parte de los 1.4 millones de inmigrantes que son conductores de vehículos en el estado dorado.

La nueva licencia, se precisó, se distinguirá por las letras de ‘lp’ (licencia de privilegio, en vez de ‘ld’(licencia de conducir), un asunto que despertó una reacción de desacuerdo entre organizaciones activistas, defensoras de los derechos humanos de los inmigrantes, quienes lo consideran “una diferenciación discriminatoria”.

Manuel García, un inmigrante indocumentado que reside en una comunidad del norte del condado de San Diego, dijo que esta es una oportunidad y un voto de confianza hacia los inmigrantes indocumentados que como él trabajan para el crecimiento económico del estado, “y el siguiente paso podrá ser la reforma migratoria”.

Antes de California, ya han aprobado estas licencias los estados de Oregón, Nevada, Colorado, Illinois, Vermont, Connecticut, Maryland y más recientemente los estados de Washington, Utah y Nuevo México.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com