General Motors está retirando del mercado cerca de 22.000 unidades de la Chevrolet Silverado y GMC Sierra camionetas de tamaño completo del 2014, porque los asientos se pueden mover en un choque por detrás.

La retirada afecta a 21.721 Silverado y Sierra Serie 1500 de los cuales 18.972 vehículos fueron vendidos en los Estados Unidos, 2575 en Canadá, 103 en México y 71 en exportaciones.

Estos vehículos tienen respaldos reclinables delanteros manuales que pueden fallar en cumplir con un requisito de seguridad federal para el rendimiento cuando es golpeado desde atrás .

No ha habido ninguna lesión conocida relacionada con los asientos, dijo un portavoz de GM en un comunicado.

Los concesionarios inspeccionarán y realizarán los ajustes en los respaldos de los asientos si es necesario.

El trabajo será cubierto por la garantía del vehículo nuevo, dijo el portavoz de GM.

Este no es el primer problema de seguridad que afecta a la Silverado y la Sierra desde su lanzamiento.

GM tuvo que emitir un retiro del mercado de 843 vehículos en julio, debido a un problema con el airbag del pasajero que causó que algunos se inflaran completamente en accidentes leves.