Aunque existe una gran cantidad de información disponible sobre las causas del cáncer, sus síntomas, su diagnóstico y sus tratamientos, todavía persisten muchas falsas creencias acerca de la enfermedad. Desmitificamos algunas.

El cáncer es una de las principales causas de muerte a escala mundial, según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este organismo estima que en 2008 el cáncer causó unos 7,6 millones de defunciones y prevé que el número de muertes relacionadas con esta enfermedad siga aumentando en todo el mundo y supere los 13,1 millones en 2030.

Asimismo, la OMS indica que los que más fallecimientos provocan cada año son los de pulmón, estomago, hígado, colon y mama.

Sin embargo conviene recordar, cuando celebramos anualmente el día contra el cáncer, que aunque muchas personas piensan que un diagnóstico de esta enfermedad conduce irremediablemente a la muerte, esto dista mucho de ser verdad.

“El cáncer ya no es sinónimo de muerte pues, hoy en día, se curan dos de cada tres pacientes tumorales”, explica Ramón Pérez Carrión, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Quirón de Madrid. En este sentido, el especialista opina que “la botella está casi llena”.

Otra creencia ampliamente extendida es que el cáncer tiene que ver con la mala suerte o que forma parte del destino de algunas personas, por lo que no se puede hacer nada para evitar su aparición. Sin embargo, algunos tipos de cáncer se pueden prevenir.

El cáncer no se hereda siempre

La Asociación Española Contra el Cáncer indica que se conocen algunos de los factores que producen distintos cánceres. “Si se evitan estos factores y se adopta una serie de hábitos saludables, se podrá disminuir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer”, apunta.

“El consumo de tabaco y alcohol, la dieta malsana y la inactividad física son los principales factores de riesgo de cáncer en todo el mundo”, según manifiesta la OMS.

Esta organización expresa que, aproximadamente un treinta por ciento de las muertes por esta enfermedad, se deben a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: Índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de alcohol y de tabaco.

“El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante, pues causa el 22% de las muertes por cáncer en general y el 71% de las muertes por cáncer de pulmón en todo el mundo”, refleja la OMS.

Del mismo modo, expone que las infecciones causadas por los virus de la hepatitis B y C o por los papilomavirus humanos también representan un factor de riesgo. De hecho, son los responsables de hasta un 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medios.

EFE

Ellatinoonline.com