ATLANTA.- Con el otoño, además del clima fresco llegan los alérgenos típicos de la temporada, como la ambrosía, que pueden ocasionar complicaciones de salud si nos se tratan adecuadamente, tal como lo señaló el inmunólogo Juan Carlos Guarderas.

“Esta es la época en la que las malas hierbas, o ‘weed’, comienzan a florecer, especialmente en la parte norte del país, y son plantas que producen mucho polen y son las que afectan más”, dijo a Efe el especialista de Mayo Clinic, en Florida.

Entre los síntomas más comunes de este tipo de alergia están los estornudos, la congestión nasal, la picazón de los ojos y en algunos casos síntomas relacionados al asma, como falta de aire y sibilancias del pulmón, advirtió el especialista.

Si bien las alergias son un problema crónico, Guarderas resaltó la necesidad de hacer un diagnóstico claro para poder recibir el tratamiento adecuado y poder con ello disminuir el riesgo de complicaciones.

“En la mayoría de las personas con casos de alergias o asma las molestias pueden ser de leves a moderadas, y en esos pacientes la complicación mayor suele ser la molestia. Pero para quienes tienen una sintomatología más severa, se pueden producir complicaciones muy grandes que requieran hospitalización o se ponga en riesgo la vida”, aseveró.

Guarderas señaló que es común que quienes padecen de alergias confundan los síntomas con los de un resfrío, especialmente en el otoño cuando es más frecuente enfermarse.

De acuerdo con el especialista, evitar en la medida de lo posible la exposición a los alérgenos puede ayudar a disminuir el riesgo de desencadenamiento de los síntomas, para lo cual sugiere en la medida de lo posible permanecer en sitios cerrados durante días secos o con mucho viento.

Resalta que en la mayoría de los casos se requiere de medicamentos contra la alergia para evitar que empeore, entre los cuales los más utilizados son los antihistamínicos y los atomizadores nasales.

Evitar actividades como cortar el césped, trabajar al aire libre o realizar labores de jardinería puede ayudar a que no se desencadene una reacción alérgica en días en los que el conteo de polen es alto.

Si es inevitable permanecer afuera, el galeno recomienda utilizar una máscara para cubrir la nariz y la boca, y eliminar luego la mayor cantidad de alérgenos con una ducha y un cambio de ropa al terminar las labores.

De acuerdo con la Academia Estadounidense de Asma, Alergia e Inmunología (AAAAI), el asma alérgica, o asma inducida por la alergia, es la forma más frecuente del asma.

Asimismo, en el caso del asma alérgica, los síntomas son casi siempre desencadenados por la inhalación de alérgenos como los ácaros del polvo, la caspa de los animales, el polen o el moho.

Estos alérgenos pueden provocar una inflamación de las vías aéreas de los pulmones que provocan tos, sibilancias y otros síntomas del asma, de acuerdo con AAAAI.

Las alergias y el asma son unas de las condiciones crónicas que afectan a millones de personas en Estados Unidos, desencadenadas principalmente por la exposición diaria a alérgenos como el polen, los ácaros, las caspa de los animales, el moho o el polvo.

El asma es considerada una de las complicaciones más serias relacionadas a las alergias.

EFE

Ellatinoonline.com