DAVIS, CA.– Si a los niños les ofrecen frutas y verduras en las escuelas, ¿estarán más dispuestos a elegir frutas y verduras regularmente?

Esa es la esperanza de investigadores de la Universidad de California que llevaron a cabo un estudio sobre las escuelas que sirven alimentos preparados con frutas y verduras cultivadas localmente.

El dramático aumento en las tasas de obesidad y diabetes entre la población infantil ha impulsado a los expertos en nutrición a motivar a los padres de familia a que ofrezcan a sus hijos una alimentación más saludable que incluya más frutas y verduras. Sin embargo, de acuerdo con un reporte de 2009 de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, menos del 10 por ciento de los niños en California consumen el mínimo de porciones diarias de frutas y verduras recomendadas.

“Los directores de los programas de nutrición escolar ya han tomado las riendas. Ya están tomando buenas decisiones para cambiar las comidas escolares en sus distritos”, dijo Gail Feenstra, analista de sistemas alimentarios del Programa de Investigación y Educación para una Agricultura Sustentable, y quien encabezó el estudio. “Queríamos brindarles los recursos de la universidad para apoyarlos y ayudarlos a avanzar”.

Los investigadores de la UC trabajaron en este proyecto de tres años junto con tres distritos escolares: Distrito Escolar Unificado de Oakland, Distrito Escolar Unificado Conjunto de Winters (oeste de Sacramento) y Distrito Escolar Enterprise de Primarias en Redding.

“El objetivo era conectar a cultivadores regionales con los programas de almuerzos escolares para que pudieran comprar más alimentos regionales y de la estación para el programa de comidas escolares”, señaló Feenstra. “Con el fin de promover los huertos escolares, ofrecimos desarrollo profesional para los directores de los programas de alimentación, maestros, padres y otros. También medimos el consumo de alimentos frescos de la región y de la estación entre los niños, así como sus preferencias con respecto a las verduras frescas”.

Los resultados han sido positivos: los tres distritos incrementaron sus compras de frutas y verduras frescas de la estación localmente cultivadas. La definición de “localmente” cultivadas varía dependiendo de la ubicación del distrito escolar y la época del año, pero es generalmente dentro de un radio de 250 millas. Mucho del éxito se debe a la creatividad de los cocineros de las escuelas para hacer cambios a cómo hacen sus compras y preparar deliciosos platillos con las frutas y verduras frescas.

El Distrito Escolar Unificado de Oakland gastó 794,000 dólares en frutas y verduras el primer año, de los cuales un 11 por ciento fue invertido en producción local. El último año, el total de compras de frutas y verduras de Oakland se incrementó a 1.36 millones de dólares de los cuales un 31 por ciento fueron obtenidos de fuentes locales. Las compras de frutas y verduras del Distrito Escolar Unificado de Winters dieron un brinco de 7,707 dólares y 6.6 por ciento a nivel local local a 43,000 dólares y 51 por ciento a nivel local. El Distrito Escolar Enterprise Primarias redobló la compra de frutas y verduras de 89,000 dólares y 4.4 por ciento en compras locales a 177,000 dólares y 20 por ciento respectivamente.

Durante los tres años del proyecto, la participación estudiantil en el programa de comidas escolares de Oakland se incrementó en un 17 por ciento. Oakland duplicó el número de puestos agrícolas en las instalaciones escolares de 12 a 25, incrementando la participación de padres y miembros de la comunidad y el acceso de los estudiantes a frutas y verduras frescas. El distrito escolar también creó una marca específica para el distrito de su programa de la granja a la escuela: Oakland Eats Garden Fresh. Para dar continuidad al programa, el distrito escolar ha contratado a un coordinador de tiempo completo para el Programa de la Granja a la Escuela.

Miriam Grajales-Hall

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com