¿En que se parecen Bill y Lorenzo?

Ambos ofrecen recompensas para estimular a otras personas a que participen –con entusiasmo- en sus organizaciones.

¿En qué se diferencian Bill y Lorenzo?

En las recompensas que ofrecen.

Lorenzo se jacta de su capacidad de movilizar a una partida de estúpidos, que organizaron un juego llamado: “Cace un inmigrante ilegal”, y los anima con la promesa de premiar sus conductas racistas, con miserables $25 dólares.

Bill, por su parte, ofrece $1 millón de dólares a científicos, universidades e inventores que acepten su reto de reinventar el inodoro.

Otra diferencia es que Lorenzo es un político aficionado -de extrema derecha- que difama, desacredita y ofende a otros seres humanos, por el pecado de no poseer “papeles de trabajo”.

Bill, por su parte, trabaja para elevar la dignidad de millones de seres humanos, aún en la peor de las situaciones: cuando tienen la necesidad de defecar.

Bill es el hombre más rico del mundo. Dedica parte de los recursos de su “Fundación Bill and Melinda Gates” a encontrar soluciones globales para elevar la calidad de vida de 2.500 millones de seres humanos

Lorenzo es un pobre diablo, que se arroga ser director de una parranda de racistas, denominados “Jóvenes Conservadores de Texas”, organización asociada con el “tea party”, que practica el inhumano deporte de humillar a los once millones de trabajadores indocumentados que son explotados de sol a sol, en los campos, en las fábricas, en las cadenas de comida, en trabajos muchas veces modestos, que, al final, son vitales para que se alimente y funcione la sociedad norteamericana.

Bill abandonó sus estudios en la Universidad de Harvard. Hoy dedica 380 millones de dólares de su bolsillo a impulsar programas sanitarios en el mundo, financia 65 proyectos en diferentes países, incluidos México, Perú y Brasil, y en la actualidad anima a inventores para que desarrollen un inodoro barato y eficiente que salve de una muerte segura a millones de personas cada año.

Lorenzo es un estudiante de la Universidad de Texas (me huelo de origen mexicano) que ahora se dedica a denigrar de sus propios paisanos indocumentados, olvidando que comparte con ellos el mismo origen, raza y sangre. Con algunos hasta compartirá su apellido García.

¿Por qué Lorenzo y Bill son tan diferentes?

Bill piensa en grande. Trabaja para los 2.500 millones de seres humanos en el mundo que no tienen acceso a sistemas sanitarios que les ayude a eliminar sus residuos corporales. Esos residuos no tratados, contaminan las aguas y los alimentos causando enfermedades intestinales que cada año matan a 1.500 millones de niños.

Lorenzo, por el otro lado, es un cretino cuyo objetivo es incitar al odio racial contra los trabajadores indocumentados, sin importarle el impacto que esa conducta causará en los niños que integran sus modestas familias.

Conclusión:

Bill Gates asume retos con dignidad, sin odio y con propósitos altruistas, para ayudar al bienestar de otros seres humanos… así sea en un ambiente que huele a m…

Lorenzo García, eres una m…

VERBATIM

“No existe sino una sola raza: la raza humana”

Por: © 2013 Armando Caicedo

www.Humor.US.com