SAN DIEGO.- La Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLU) y la compañía Morrison & Foertes ganaron un juicio al Departamento de Policía de San Diego que había colectado muestras de sangre para fincar responsabilidad a 5 personas, con base a DNA.

Las muestras fueron invalidadas, al considerarse que la corporación afectó los derechos constitucionales de los mismos. El acuerdo prevé la indemnización de las personas y la destrucción de las muestras, perfiles, registros y análisis de todas las bases que se tenían en la base de datos de la corporación..

Asimismo el acuerdo sostiene que el gobierno de “la Ciudad de San Diego debe certificar que se han eliminado los registros de ADN cubiertos por el acuerdo, y debe solicitar que cualquier agencia gubernamental o de otro tipo, con el que compartió las muestras de ADN también destruyen todas las muestras y borrar cualquier registro relacionado”

Se recordó que el caso deriva de “un incidente en noviembre de 201, cuando numerosos agentes de la policía llegaron a la casa de Delane Beaner en el sureste de San Diego. Su hijo, Chris Hill, era un preso en libertad condicional que aparece la dirección de su residencia”.

“Aunque Hill no estaba allí”, prosigue la acusación, “los agentes detuvieron a Beaner, sus hermanos Derick y Taron Beaner y sus hijos Demairus Davis y Dewanya Sudduth “.

“Durante más de dos horas, mientras que registraron la casa , garaje y patio, los agentes esposaron a todos los miembros de la familia , excepto la señora Beaner y después de completar la búsqueda de armas de fuego en ‘el garaje’, los agentes pidieron muestras de ADN de todos los miembros de la familia”, sostiene la demanda interpuesta contra el gobierno de la ciudad.

Manifesta en el mismo planto que “aunque ninguno de ellos fue arrestado o acusado por un delito que justifique la colección de su ADN, y el propio análisis de las muestras de ADN. no vinculó ninguna de las armas de fuego”.

Sostiene que de hecho “todos los miembros de la familia se opusieron a la toma de su ADN , y continuaron a oponiéndose , incluso cuando los oficiales erróneamente afirmaron que debido a que la casa se había convertido en una “ escena del crimen “, estaban autorizados por la ley para recoger muestras de ADN de todos los presentes”.

“Nuestros cuerpos y nuestro ADN nos pertenecen a nosotros y los policías no tenían por qué tomar estas muestras “, dijo David Loy, director legal de la ACLU para los Condados de San Diego e Imperial .

Y agregó: “m e alegro de la Ciudad de San Diego se haya comprometido a tomar medidas para curar esta invasión fundamental de la vida privada y aunque la ciudad no admitió responsabilidad , este acuerdo demuestra a la comunidad que la privacidad que importa” .

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com