Los Ángeles.- Un grupo de unos 40 jóvenes hispanos marchó esta semana en Los Ángeles en protesta contra las “Órdenes de Restricción de Pandillas”, que prohíben las reuniones y actividades conjuntas a personas clasificadas como pandilleros.

La protesta, que fue desde Burbank, en el Valle de San Fernando, hasta la alcaldía de Los Ángeles, tenía como principal reclamación que las autoridades y la fiscalía suspendan la expedición y ejecución de las llamadas órdenes de restricción.

“Estamos protestando por las restricciones, que incluyen jóvenes aunque no sean miembros de pandillas, como me incluyeron a mí”, declaró a Efe Alberto Cazarez, organizador de la Coalición Jóvenes por la Justicia.

Según dijo Cazarez, él era un estudiante sobresaliente de preparatoria con un promedio académico de 4.0 y asistía a clases en el colegio comunitario para preparase para ingresar a la universidad.

“Yo no tengo tatuajes, nunca he ido a la cárcel y tenía una beca para estudiar en el College, y la perdí por que la policía me incluyó en una orden de restricción”, argumentó, agregando que la información que tienen las autoridades “no es correcta”.

Para hoy también estaba prevista una reunión de jóvenes y miembros de la comunidad con las autoridades de policía de Echo Park, un vecindario con cerca del 65% de residentes hispanos, que recientemente rechazó una orden de restricción para controlar las pandillas.

Además se realizará una marcha con velas que terminará frente a la alcaldía de Los Ángeles, “para recordar a los jóvenes que hemos perdido en las calles”.

Según argumentó Cazarez, las órdenes de restricción “buscan que la policía mantenga el control de la comunidad y de los jóvenes”.

“Nos están mirando a los jóvenes como enemigos en vez de vernos como personas que necesitamos trabajos, recursos y mejores programas en las escuelas”, concluyó el joven activista.

EFE

www.ellatinoonline.com