SUS PRIMERAS PALABRAS EN LIBERTAD

“Hoy, la mayoría de los sudafricanos, negros y blancos, reconocen que el ‘apartheid’ no tiene futuro”, dijo tras recuperar la libertad el 11 de febrero de 1990, ante una multitud reunida en Ciudad del Cabo.

Mandela fue detenido en 1963 junto a otros ocho dirigentes del Congreso Nacional Africano (CNA) en Rivonia, al norte de Johanesburgo y privado de su libertad mas de un cuarto de siglo.

“Debe haber un fin del monopolio blanco del poder político y una reestructuración fundamental de nuestros sistemas políticos y económicos, para asegurar que las desigualdades que produce el `apartheid sean superadas”, manifestó tras su excarcelación.

MANDELA NOBEL DE LA PAZ

El 10 de diciembre de 1993 Mandela y el entonces presidente sudafricano, Frederik de Klerk, recibían conjuntamente el premio Nobel de la Paz.

Es una victoria común de quienes han luchado antes contra un sistema basado en el racismo, la violencia, la opresión y el empobrecimiento de todo un pueblo”, dijo Mandela, quién recordó al estadounidense Martín Luther King, Nobel de la Paz en 1964, y a los sudafricanos Albert Luthuli (1961) y Desmond Tutu (1984), como pioneros en este esfuerzo.

MANDELA PRESIDENTE

“El apartheid produjo muchas perdidas humanas pero hay que olvidar el pasado y hoy es un día maravilloso porque supone el cumplimiento de un sueño que hemos esperado y por el que hemos rezado desde hace mucho tiempo”, señalaba el 10 de mayo de 1994, cuando se convirtió en nuevo presidente de Sudáfrica.

SOBRE LA LIBERTAD Y LA PAZ

“No hay un camino fácil hacia la libertad en ninguna parte, y muchos de nosotros tendremos que pasar por el valle de la sombra de la muerte una y otra vez antes de llegar a la cima de la montaña de nuestros deseos”, reflexionaba sobre el concepto de libertad, en una cita extraída del libro Nelson Mandela, por si mismo, publicado por el sello Plataforma Editorial.

En este mismo libro se recoge su famosa cita sobre la paz: “Nuestra mejor arma, la que el enemigo nunca podrá resistir, es la paz”.

SOBRE LA POBREZA

La pobreza todavía amenaza a nuestra gente; si eres pobre no tienes muchas posibilidades de vivir mucho”, señaló el 18 de julio de 2008, día de su 90 cumpleaños.

SOBRE EL SIDA

“El sida ya no es solo una enfermedad, es un asunto de derechos humanos Millones de personas infectadas con el virus del sida corren peligro de verse reducidas a meros números (estadísticas), a no ser que actuemos ahora, afirmó en 2003 en Ciudad del Cabo, al asistir a un concierto para recaudar fondo contra esta enfermedad.

SU NUMERO EN LA CáRCEL

“El 46664 fue mi número de prisionero durante mis años en la isla Robben. Mi existencia quedo reducida a este número”, explico en un acto de 2003.

SOBRE LA DEMOCRACIA EN SUDAFRICA

Sabíamos que nada ni nadie podría destruir nuestro sueño de una Sudáfrica libre en camino hacia la paz y la democracia, y el 27 de abril de 1994 declaramos ante el mundo que nos podíamos gobernar a nosotros mismos”, subraya el entonces jefe de Estado sudafricano en 1998.

SOBRE EL HUMOR

“El humor agudiza tus ideas poniéndote al nivel de la gente con la que estas. Con sentido del humor y relajándote completamente, incluso cuando estés discutiendo cosas serias, movilizar a tus amigos alrededor. Y a mí eso me encanta”, explico Mandela en 2005.

SOBRE LA MUERTE

“La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que creía necesario por su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que yo he cumplido ese deber, y por eso descansaré para la eternidad”, mencionaba en una entrevista para el documental “Mandela”, 1994.

Algunas de estas frases forman parte ya de la Historia porque el personaje que las pronunció, y que acaba de fallecer, dío una lección moral a todos los pueblos del mundo con su forma de ser y de comportarse. Su ejemplo forma parte ya de la leyenda.

JUAN A. MEDINA

EFE-REPORTAJES