Rinde: de 2 a 3 porciones

Masa:

1/2 libra de mantequilla, dos barras

2/3 taza de azúcar

1 huevo

1/4 cucharadita de polvo para hornear

1/8 cucharadita de sal

1 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

2 1/3 tazas de harina multipropósito

Cobertura:

1 paquete de 8 onzas de queso crema

1 cucharada de miel

2 cucharadas de azúcar

3 pintas de fresas de Florida

Glaseado:

1 cucharada de miel

1 cucharadita de agua

Para la masa, bata la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema. Agregue el huevo, el polvo para hornear, la sal y el extracto de vainilla hasta lograr una mezcla sin grumos. Incorpore la harina y mezcle hasta integrar. Coloque la masa terminada entre dos hojas de papel encerado y lleve al refrigerador durante veinte minutos.

Retírela del refrigerador y estírela hasta que adquiera 1/4 pulgada de espesor y una forma redonda. Coloque la masa en un molde aceitado para pizza de 12 pulgadas, y lleve al horno precalentado a 350 °F durante 25 minutos o hasta que la masa adquiera un tono dorado. Deje enfriar por completo.

Para la cobertura, mezcle el queso crema, la miel y el azúcar hasta que no queden grumos. Distribuya de manera uniforme sobre la masa fría, y deje un borde sin cubrir de 1/2 pulgada. Coloque rodajas de fresas por todo el borde; cubra el centro de la pizza.

Para el glaseado, mezcle la miel con el agua y pincele sobre la pizza terminada.

Los niños pueden: colocar el glaseado y las rodajas de fresas sobre la pizza.

Alerta para los adultos: los adultos deben ayudar con el horno.