Chicago, Illinois.- El senador demócrata por Illinois Richard “Dick” Durbin anunció hoy nuevas iniciativas legales para que los estudiantes puedan pagar sus préstamos y reciban un trato justo de las instituciones financieras.


Durbin dijo que las deudas contraídas por estudiantes para pagar la universidad se han convertido en “un monstruo sin control”.
La deuda de los estudiantes se triplicó en la última década con 40 millones de jóvenes que comienzan sus vidas adultas “con una carga tremenda sobre sus espaldas”, agregó el senador en una conferencia de prensa realizada en la Universidad DePaul de Chicago.
“

Esta generación de graduados universitarios debe en promedio 25.000 dólares o más de préstamos que crecen a una velocidad que supera los ingresos que puedan recibir en sus primeros empleos, y de esa manera se atrasan y entran en mora”, aseveró.


Durbin anunció que tiene un proyecto de ley sobre derechos y protección de quienes reciben préstamos estudiantiles, que presentará cuando el Senado reanude sus tareas la próxima semana con el auspicio de sus colegas demócratas, las senadoras Elizabeth Warren de Massachusetts y Barbara Boxer de California.


El senador se basó en información de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB) según la cual es necesario reformar los estándares de servicio para proteger en particular a quienes toman préstamos privados y no del gobierno federal.


Los préstamos que da el Gobierno protegen al consumidor con opciones de pago basadas en los ingresos o perdón de la deuda a cambio de servicio público.
En el campo privado, en cambio, las tasas de interés no tienen límite y no existen opciones de repago que atiendan los problemas de quien se gradúa y tiene problemas para conseguir su primer empleo.
Junto a Durbin participó Hana Moore, de 32 años, quien acaba de conseguir un empleo de tiempo completo pero arrastra una deuda de préstamos estudiantiles privados que comenzó en 90.000 dólares al graduarse y en la actualidad es de 160.000.
Moore relató a los periodistas que cuando pidió ayuda a la oficina de Durbin los pagos de sus préstamos eran de 1.700 dólares mensuales, algo imposible de cumplir y que amenazaba las finanzas de toda su familia.
“Mi padre estaba retirado y volvió a trabajar para ayudarme a pagar pero el descontrol era tal que terminó afectando a todos quienes firmaron como garantía”, dijo entre lágrimas.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com