Tucson (AZ).- La ciudad de Albuquerque en Nuevo México acordó pagar 900.000 dólares a la familia de un hispano que murió a manos de un agente de policía, informaron los medios locales.

Alan Gómez murió el pasado 10 de mayo del 2011 durante un enfrentamiento con el oficial Sean Wallace, después que la novia de su hermano llamara a la policía.

El hispano se encontraba desarmado al momento de los hechos y aparentemente llevaba una cuchara de color negro en sus manos cuando el policía le disparó.

Aunque el hermano de Gómez negó encontrarse cautivo, su novia aseguró al servicio de emergencias que el fallecido se encontraba armado y que no los dejaba salir.

Wallace dijo que creía que el occiso mantenía secuestrados a dos personas dentro del hogar.

Una investigación interna concluyó el pasado mes de mayo que Wallace tuvo motivos justificados para disparar en contra de Gómez.

El acuerdo legal acordado hoy para pagar a la familia de Gómez fue logrado por la firma legal Fine Law Firm, quien ya había ganado otros casos millonarios en contra de departamentos de policía.

Desde el fallecimiento del joven Gómez, su padre se convirtió en un feroz luchador tratando de reformar las políticas internas del Departamento de Policía de Albuquerque.

EFE

Ellatinoonline.com